New York Times Syndicate
BUENA VIDA

36 horas en Central Park

El descuido y deterioro de la década de los 70 amenazó con apagar esa visión utópica, pero ahora, luego de años de restauración, Central Park ha reverdecido y está floreciente.
The New York Times
25 septiembre 2014 20:57 Última actualización 26 septiembre 2014 5:0
Central Park, uno de los símbolos neoyorquinos. (NYT)

Central Park, uno de los símbolos neoyorquinos. (NYT)

En 1859, el santuario de colinas onduladas, puentes y lagos que toma forma en el corazón de Manhattan fue descrito en The New York Times como una “obra noble, que está claramente destinada a ser el honor y el encanto de Nueva York”.

El descuido y deterioro de la década de los 70 amenazó con apagar esa visión utópica, pero ahora, luego de años de restauración, ha reverdecido y está floreciente.

1
Viernes

2 p.m.

NOMBRES RESALTADOS

Descargue en su teléfono la aplicación gratuita Central Park. Su mapa permite identificar su ubicación, pero de forma más interesante tiene audios de celebridades, como Jerry Seinfeld o Whoopi Goldberg. Después, atraviese una de las puertas de hierro cerca de la calle 105th Street y la Quinta Avenida para entrar al formal Conservatorio Jardín de casi 2.5 hectáreas, dividido en tres estilos de jardines: francés, italiano e inglés. En el italiano suba las escaleras hacia la elevada pérgola de glicinas y mire abajo. A sus pies, medallones grabados en el suelo llevan el nombre de los 13 estados originales.

3:30 p.m.

MILLA DE MUSEOS

Entre a la Quinta Avenida atravesando la alta Puerta Vanderbilt de hierro forjado, hecha en París en 1894, y que alguna vez fuera parte de la mansión de Cornelius Vanderbilt II en la calle 58th Street. Camine hacia el sur. Está sobre la aptamente nombrada Milla de Museos. Pare en el Museo de la Ciudad de Nueva York, donde encontrará vestigios de los días más jóvenes de la ciudad. Neue Galerie celebra arte y diseño alemán y austriaco del Siglo XX. Después, disfrute un rollo de langosta (18 dólares) en la cafetería y bar de martinis de autoservicio del jardín de la azotea del Museo de Arte Metropolitano (abierto desde mayo hasta finales de otoño).

7:30 p.m.

DE BAR EN BAR POR EL SUR


Empiece en el Plaza. Sáltese el alcoholizado Bar de Champaña del vestíbulo y suba las escaleras hacia el más íntimo Rose Club. Después, camine hacia el oeste sobre Central Park South, asomándose a las ventanas de los bares para ver qué lo atrae, desde el Whiskey Park hasta el bar del restaurante South Gate, en la Casa J W Marriott Essex. Cuando llegue al Museo de Arte y Diseño, vaya al noveno piso, donde encontrará a Robert, un restaurante y salón con música de piano en vivo y vistas a la Rotonda de Colón. Del otro lado de la calle, en el Centro Time Warner, hay varios bares, incluyendo el encantador Center Bar, donde también encontrará música de piano en vivo, y a Landmarc, que sirve comida casual de bistró. Para algo más elegante está el Stone Rose Lounge.

Plaza

    

1
Sábado

7:30 a.m.

PÁJARO MADRUGADOR

En la Rambla, un laberinto de poco más de 12 hectáreas de rocas y árboles, el avisaje de aves es especialmente gratificante porque, según la página de Internet de Central Park, está sobre la Ruta Atlántica Norteamericana, una ruta migratoria que siguen las aves en primavera y otoño. Caminando por sus frondosas arterias es fácil olvidar que esta sección del parque fue hecha casi completamente por el hombre (para los que se levantan más tarde, Central Park Conservancy ofrece paquetes con binoculares, mapas, una guía y materiales de dibujo que pueden pedirse sin ningún costo en el Castillo Belvedere).

10 a.m.

AL BOSQUE


Si quiere un poco de paz vaya a los Bosques del Norte. Dicho lo anterior, las 36.5 hectáreas de flores silvestres, árboles, barranco y cascada lo transportarán a la campiña. Estos bosques fueron diseñados para bloquear el horizonte y ahogar el ruido de la ciudad con el murmullo del agua. Más al norte, en Harlem Meer, puede hacer pesca de captura y liberación.

1 p.m.

MENÚ DEGUSTATIVO


Para almorzar, camine hacia Trump Hotel Central Park y entre al Nougatine. Aquí, el menú del almuerzo ejecutivo de Jean Georges Vongerichten (38 dólares) cambia con las estaciones, pero incluye un aperitivo, plato principal (como salmón sellado con pudín de maíz) y ensalada de tomates cherry o pollo orgánico con ñoquis de ricota, zanahorias y habas, y postre (el pastel de chocolate tibio con helado de vainilla natural es obligatorio).

3 p.m.

MIRAR ESTRELLAS

Junto al Museo Americano de Historia Natural yace el Centro Rose para la Tierra y el espacio, donde podrá mirar grupos de estrellas y galaxias durante un programa del Planetario Hayden, o ver una película de la naturaleza en pantalla Imax en el museo. Hablando de éste, visítelo para maravillarse con los fósiles de dinosaurios, o acuéstese bajo la maqueta de una ballena azul suspendida desde el techo.

7:30 p.m.

TODO ESE JAZZ


Puede ver una obra o un concierto en el Central Park o en el vecino Centro Lincoln, pero cualquier época del año es buena para escuchar jazz mientras come platillos como po’boy de pez gato (16 dólares) o costillitas asadas de cerdo glaseadas con bourbon (24 dólares) en Dizzy’s Club Coca-Cola. Jazz at Lincoln Center, este íntimo club tiene asientos en mesas y en la barra, y todos miran hacia una pared con ventanas detrás de los artistas.

10 p.m.

LA DEL ESTRIBO EN EL PARQUE


Tavern on the Green (imagínese un pabellón de caza), sobre 67th Street y Central Park West, tiene un bar interno oval y una chimenea para quitar el frío las noches de otoño. Para algo más romántico, visite el bar al aire libre donde, bajo candentes faroles, puede beber tragos con nombres románticos inspirados en distritos.

Tavern on the Green

   

1
Domingo

9:30 a.m.

WAFFLES Y BOTES DE REMO


Sí, abundan los turistas, pero visite Loeb Boathouse, que abrió en 1954. ¿Qué tan seguido podemos devorar waffles con miel de arce y compota tibia de bayas (16 dólares) y ver cómo se deslizan sobre un lago botes de remo, en medio de Manhattan? Después del desayuno almuerzo, vaya a remar (el alquiler de botes cuesta 15 dólares la hora; se requiere un depósito de 20 dólares en efectivo).

11:30 a.m.

CAMINE POR EL LADO SALVAJE


Tigres, pandas rojos y una boa esmeralda de árbol son algunas de las criaturas que podría encontrar en el Zoológico de Central Park. Puede presenciar mientras dan de comer a pingüinos y leones marinos; hay un zoológico para niños con una senda natural y un cine en 4D.

Zoológico de Central Park
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos