New York Times Syndicate
the new york times

36 horas en Anguila

Cause envidia y llegue al encanto. Anguila no tiene derecho a ser fabulosa. La isla caribeña, un territorio británico de ultramar localizado a poco más de 11 kilómetros al norte de St. Maarten/St. Martin, es un punto en el radar; simples 90 kilómetros cuadrados con tan sólo seis semáforos. 
The New York Times
12 febrero 2015 21:13 Última actualización 13 febrero 2015 14:18
Maravilla. Anguila es uno de esos lugares en los que la Naturaleza se propasó. (Cortesía)

Maravilla. Anguila es uno de esos lugares en los que la Naturaleza se propasó. (Cortesía)

Anguila no tiene derecho a ser fabulosa. La isla caribeña, un territorio británico de ultramar localizado a poco más de 11 kilómetros al norte de St. Maarten/St. Martin, es un punto en el radar; simples 90 kilómetros cuadrados con tan sólo seis semáforos.

Es seca y plana, y su paisaje turístico despegó apenas hace aproximadamente 20 años. Hasta la década de 1960 gran parte de la isla carecía de electricidad y servicio telefónico. Alberga algunos de los mejores centros vacacionales de la región, restaurantes epicúreos y pasmosas playas.

VIERNES
1:30 p.m.
VAYA AL PUNTO
Anguila presume de 33 playas tan incondicionalmente magníficas que no creerá que sean reales. ¿Es posible que el agua sea así de azul y que la arena se parezca tanto a una alfombra de terciopelo blanco? Agarre su toalla de una vez y diríjase a la más altamente valorada de todas: Shoal Bay East, una franja de 3.2 kilómetros coronada por “el punto”, donde la playa hace una curva en el centro y donde la foto inductora de envidia que publicará hará que todos los que se quedaron lo “desamiguen”.

4:30 p.m.
HORA DE TRATAMIENTO
CuisinArt Golf Resort and Spa es famoso, por supuesto, por su cocina; el chef ejecutivo Jasper Schneider ahora ofrece clases de cocina usando hierbas aromáticas y productos del cultivo hidropónico de la propiedad de 2milmetros cuadrados. Pero el palaciego Venus Spa, con su singular y extenso menú, también es un gran atractivo. Complázcase con un masaje Warmed Seashell, que usa sal y aguas locales como exfoliantes tonificantes.

6 p.m.
COCTELES AL OCASO
Cuando Viceroy Anguilla abrió las puertas en 2009, parecía como un trozo de South Beach en el Caribe, con toda la elegancia de diseño progresista que podría esperarse de esta marca global chic. Puede deleitarse con un ocaso mágico junto a la piscina infinita que se extiende hasta el mar en el Sunset Lounge del hotel, que ofrece una seductora colección de rones añejos y puros cubanos. Si tiene suerte, quizás le toque serenata de Omalie360, un grupo local de R&B cuyo cantante puede hacerle mucha competencia a Usher.

8 p.m.
CENA CLÁSICA
Como una de las primeras propiedades de lujo que abrió en la isla en 1988, Cap Juluca, con sus arcos blancos greco moriscos haciendo de vista dramática contra el telón de fondo del azul del mar, bien podría ser la cara del turismo de Anguila. Su restaurante Spice ha sido reconfigurado como salón marroquí, con todo y divanes de seda afelpada, colorida decoración y un menú mediterráneo.

10 p.m.
DESPUÉS QUE CAE LA NOCHE
Sandy Ground es lo más parecido a una franja de vida nocturna en la provinciana Anguila. Pumphouse es una vieja fábrica de sal convertida en pub y centro de música en vivo; Johnno’s Beach Stop es una institución famosa por sus sesiones dominicales de jazz, y todos los días de la semana encontrará al menos otra ave nocturna en Elvis’ Beach bar, donde un bote de 16 pies hace de barra y donde un nuevo menú de comida mexicana evita resacas potenciales. Y sí, el sitio es presidido por el propio Elvis; lo va a reconocer por las cadenas doradas que rodean su cuello.

SÁBADO
9:30 a.m.
SUMÉRJASE
Contrariamente a lo que decían los viejos libros de texto, el Caribe no fue “descubierto”; los indígenas americanos prosperaron ahí durante siglos. Rinda honor a los nativos de este lugar viendo petroglifos taínos dentro de las cuevas subterráneas de la isla de piedra caliza y coral. Oliver Hodge, un guía local, ofrece recorridos informativos durante los cuales es muy probable que escuche hablar de odontología amerindia a través de algo que se llama hierba del venado y vía el Parque Nacional Cueva Fuente, que se piensa fue un sitio sagrado de peregrinación taína. Si está muy metido en el modo Anguila de descanso como para hacer una excursión, vislumbre los taínos en el encantador Museo de Colección Patrimonial, en El Valle, la capital de la isla.

1:30 p.m.
VAGABUNDEANDO EN LAS PLAYAS
En Anguila no dedique buena parte de su día a una playa. Meads Bay es una opción popular, no sólo por su inmaculada belleza -eso no es difícil de encontrar en la isla-, sino por los encantadores hoteles situados ahí, incluyendo el boutique Frangipani Beach Resort. El almuerzo en el Straw Hat Restaurant es un encanto para un neoyorquino nostálgico; el menú ofrece favoritos locales como ceviche de huachinango y emparedado de pescado picante, pero también está el Reuben de pastrami y “el mejor bagel de Anguila”. Y al final de la comida llega un lujo estelar: sillas de playa, perfectas para pasar la tarde descansando.

4 p.m.
SÚBASE A UN BOTE
Los atardeceres son un acontecimiento teatral en Anguila, así que tome un paseo al ocaso con Sea Pro Charters. Pare para hacer snorkel en Little Bay, uno de los siete parques marinos que rodean la isla, y salude de lejos a los pelícanos que anidan en los acantilados de arriba. Después, vuélvase a subir al bote, sírvase una copa de Pyrat, un ron local, y contemple las nubes que relucen en tono rosa sobre el cerúleo mar.

8:30 p.m.
CENA FINA
Pese a figurar entre las experiencias para cenar más eminentes de la isla, Veya se siente todo menos ostentoso. Las cubiertas de madera y fuentes de jardín confieren al restaurante una vibra estilo casita de árbol, y todas las semanas los comensales son deleitados con repertorios de reggae acústico de Omari Banks, el talentoso hijo del icono anguileno Bankie Banx, el músico detrás de Moonsplash; suena a algo como una cruza entre Bob Marley y Bob Dylan. Sin embargo, la comida de Veya dista mucho de ser casual: carpaccio de caracola con ensalada de chayote asiático, pechuga de pato macerada en vainilla con salsa de bayas y guayaba, y picantes puros de camarón marroquíes.

DOMINGO
8 a.m.
PASEO MAÑANERO
Quizás sea un cliché romántico; pasear a caballo sobre una playa prístina conforme el sol saluda el cielo de la mañana. ¿Pero, y qué? Haga que su fantasía se vuelva realidad reservando un paseo con Seaside Stables.

12 p.m.
CAYO SCILLY
Vaya a la Isla Harbour, un pueblo de pescadores situado en la punta de Anguila. Párese en el muelle y salude con la mano. Una pequeña embarcación llegará con un ruido característico para llevarlo a un idílico medio día dominical (también conocida como cayo Scilly). Esta institución de Anguila de 29 años es una isla frente a una isla donde hará cuatro cosas dichosas: nadar en aguas tranquilas poco profundas; escuchar música reggae en vivo; comer (langosta asada, pescado, cangrejo o pollo),y beber un ponche letal de ron. Asegúrese de reservar tiempo para una charla llena de risas con los dueños, Sandra y Eudoxie Wallace, cuyas coloridas historias de “en aquellos días, cuando Anguila ” son tan atrevidas como el propio Eudoxie (¿esperaría algo menos de un hombre cuyo apodo es Precioso?

HOSPEDAJE
Cap Juluca es el hotel famoso de la isla, con 18 chalets esparcidos sobre kilómetro y medio de playa de arena blanca, una piscina de 167 metros cuadrados, dos canchas de tenis y cuatro opciones para comer o beber.
El recién llegado CeBlue es el único club residencial privado de lujo de Anguila. Con sus techos azules, piscinas de inmersión y ubicación en una cima, los chalets chic multihabitacionales llevan un poco de San Bartolomé al Caribe inglés (Crocus Bay; 800-304-1484; ceblueanguilla.com; desde mil dólares la noche por un chalet de tres habitaciones con una estadía mínima de tres noches).
Para una opción de alojamiento más accesible, pruebe la pintoresca Arawak Beach Inn, una propiedad de 17 habitaciones localizada en un lugar fuera de lo común en la encantadora Isla Harbour (ArawakBeach.com; tarifas desde 195 dólares).