Nacional

Zambrano propone mesa de diálogo con la CNTE

“Si antes se decía que las letras con sangre entran, y los viejos pedagogos demostraron que no era verdad ese adagio, hoy hay que decir que la Reforma Educativa, con sangre tampoco va a poder hacerse realidad", comentó el legislador Zambrano.
Víctor Chávez
20 junio 2016 18:14 Última actualización 20 junio 2016 18:14
El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, asegura que él nada tuvo que ver en la postulación de Abarca en la alcaldía de Iguala. (Especial)

El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano. (Archivo/Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, del PRD, exhortó al gobierno federal a tender "los puentes necesarios para abrir, cuanto antes, una mesa de diálogo que dé una salida civilizada al conflicto magisterial".

Consideró que "el ejercicio de autoridad no es lo mismo que autoritarismo, y no debiera continuarse en esta escalada de violencia y de confrontación”.

“Si antes se decía que las letras con sangre entran, y los viejos pedagogos demostraron que no era verdad ese adagio, hoy hay que decir que la Reforma Educativa, con sangre tampoco va a poder hacerse realidad, sobre la base de un mal entendido ejercicio de autoridad”, dijo.

Ciertamente, añadió el legislador, es necesario que se siga avanzando en lograr el cometido de elevar la calidad de la educación, pero una reforma tan importante para la vida nacional no puede ni debe adquirir forma -y mucho menos, su implantación plena- sobre la base de la violencia, ni de un lado ni de otro.

Zambrano dijo que en Oaxaca "hubo un exagerado uso de la fuerza pública y pareciera estarse evidenciando que el gobierno de la República está confundiendo el ejercicio de la autoridad y la legitimación del poder del Estado sobre la base de acciones autoritarias".

"No abogo, de ninguna manera, en favor de actos de violencia que pongan en riesgo la tranquilidad y el desarrollo de las actividades cotidianas de nuestra sociedad, pero advierto sobre los riesgos que un mal entendido ejercicio de autoridad puede derivar en reacciones de grupos y de sectores de la sociedad, entendiblemente molestos y agraviados por todo el entorno económico y de deterioro social que estamos viviendo", aclaró.