Nacional

"Yo no soy tapadera de nadie", dice empresario que albergó a Duarte

El administrador de la propiedad en la que estaba Javier Duarte explicó que la renta se hizo a través de un conocido de él, Lizardo Marroquí, quien le suplicó que le hiciera un espacio para Francisco Gutiérrez, nombre utilizado por el exgobernador. 
David Saúl Vela | Enviado
19 abril 2017 7:52 Última actualización 19 abril 2017 10:39
Duarte

Duarte (Reuters)

GUATEMALA.- Eduardo Barillas, empresario inmobiliario que rentó el apartamento en Panajanchen, en el que Javier Duarte de Ochoa fue detenido, se deslindó del exgobernador de de Veracruz a quien dijo no conocer ni haber hablado con él por teléfono o en persona.

"Le puedo confirmar que a mi hotel entró una persona bajo el nombre de Francisco Gutiérrez, no entró una persona que se llamaba Javier Duarte, aunque fue el quien después fue detenido dentro del hotel que era la misma persona que se registró bajo el nombre de Francisco Gutiérrez.

"Yo no me encontraba en el hotel en el momento en el que llegó, nunca he tenido conversación ni telefónica ni personal con él, yo no lo conozco, él no me conoce", dijo Barillas en entrevista exclusiva con el noticiero nocturno de El Financiero-Bloomberg.

Explicó que la renta de la propiedad se hizo a través de un conocido de él, a quien identificó con el nombre Lizardo Marroquí, quien le suplicó que le hiciera un espacio para Francisco Gutiérrez que llegan con su familia.

"Yo recibí la reservación el día miércoles por la noche, suplicándome que por favor hiciera un espacio para esta persona, Francisco Gutiérrez, que llegaba con su familia, tuvimos que hacer movimientos porque ya tenía el apartamento rentado, pero bajo sus súplicas me vi comprometido moralmente a ceder el espacio", dijo el empresario.

Explicó que él no es dueño, sino administrador del inmueble, el cual rentó por 8 mil 500 quetzales (casi 22 mil pesos mexicanos) para tres noches, del Jueves Santo al Sábado de Gloria.

Asimismo. destacó que el exgobernador de Veracruz estuvo acompañado de su esposa, Karime Macias Toubilla, quién pidió una limpieza "ligera" en el apartamento, dio ropa a lavar e incluso ambos salieron al centro de poblado a comprar víveres.

El empresario aclaró que el apartamento donde se ocultó Duarte nunca estuvo en venta y pidió que no se le siga ligándolo a él ya que se dedica a la venta de un servicio y esta situación le está perjudicando su imagen y negocio.

"No soy tapadera de nadie, yo sigo la verdad y esa es la verdad, porque no me gusta ser tapadera de nadie", dijo el empresario Barillas.