Nacional

Yo me salvé solo; mi cinturón fue mi llave a la vida

Delfino García Samuel pudo atorar su cinturón y jalar una cantera, lo que le abrió un pequeño agujero para poder salir debajo del edificio de Álvaro Obregón 286. “Yo quedé solo en un pedacito de unos 60 centímetros." 
Víctor Chávez 
21 septiembre 2017 19:51 Última actualización 22 septiembre 2017 14:6
Topos, bomberos, voluntarios, elementos del Ejército, Marina y PF, trabajan en rescate de personas con vida, en el edificio C1 de la UH Tlalpan. (Cuaroscuro)

Topos, bomberos, voluntarios, elementos del Ejército, Marina y PF, trabajan en rescate de personas con vida, en el edificio C1 de la UH Tlalpan. (Cuaroscuro)

Delfino García Samuel nadie lo menciona. Un pequeño orificio bajo los escombros fue la luz que le permitió salvar su vida, y su cinturón con hebilla grande.

Casi de inmediato -nos cuenta- reaccionó y pudo atorar su cinturón y jalar una cantera, lo que le abrió un pequeño agujero para poder salir debajo del edificio de Álvaro Obregón 286.

"De mí nadie se acuerda. Era del servicio de limpia. No estoy ni en listas de nada. Pero aquí estoy", dice al salir del Sanatorio Durango, donde lo mandó la Cruz Roja.

"Sólo acudí a revisión a la Cruz, me llevó mi mujer. No tengo recursos; me lastimé un poco el tobillo, pero nada, y de ahí me mandaron acá al Durango y me atendieron gratis".

Nadie se lo esperaba, dice aún asustado este personaje desconocido por todos, de 56 años.

“Yo quedé solo en un pedacito de unos 60 centímetros. Todo estaba obscuro, obscuro; solo vi un pequeño agujerito con luz, donde pude meter la mano. Pero necesitaba fuerza y no tenía apoyo. Y mi cinturón me salvó. Ahora sí que fue mi llave a la vida chingao!”.

Recuerda que “salí y empecé a caminar sobre la avenida, respirando profundo, sin voltear pa`trás, para no volver a la pesadilla, aunque fue de unos minutos. Caminé dos o tres horas, ya ni sé ahora”.

“Nadie escuchó la alarma. Todos sentimos el temblor durísimo. De pronto todo se cayó”.

En ese momento –cuenta- “sólo piensas en tu familia, en tus hijos, en tu esposa. Luego, en segundos, lo que fue tu vida. Es feo y no se lo deseo a nadie, verdad de Dios!”.

Por lo menos se siente bien –lo reconoce- porque fue bien atendido en el Sanatorio Durango, dice. “Lo que sea de cada quien es buen lugar. “Y en la Cruz Roja, pues hacen lo que pueden. Hay mucha gente. ¡Claro ahora que ya salieron muchas cosas, mucha gente de los escombros, muertos, heridos. Yo por eso ni lata que di!”.