Nacional

...Y desalojados de la Narvarte demandan una solución

Son aproximadamente 30 personas que permanecen en la colonia Narvarte esperando una solución de las autoridades delegacionales o del gobierno capitalino. 
Rivelino Rueda 
25 septiembre 2017 21:45 Última actualización 26 septiembre 2017 5:0
.  Vecinos de un edificio dañado en la calle Concepción Beistegui viven en casas de campaña.

Vecinos de un edificio dañado en la calle Concepción Beistegui viven en casas de campaña.

CIUDAD DE MÉXICO.- Hoy cumplen una semana viviendo enfrente de su edificio, partido a la mitad, en ruinas. Son aproximadamente 30 personas que permanecen sobre Concepción Beistegui, en la colonia Narvarte, que esperan con angustia una solución de las autoridades delegacionales o del gobierno capitalino a su intempestiva “situación de calle”.

“Vino (Miguel Ángel) Mancera la semana pasada y nos prometió que tendríamos una solución, pero nos dijo que la prioridad iban a ser los edificios colapsados en los que hubo muertos”, comenta Ruth Martínez, vecina de ese inmueble afectado.

Narra que desde la noche del martes 19 de septiembre duermen en casas de campaña frente a este edificio de cuatro niveles, ubicado en Concepción Beistegui y Yácatas, en la delegación Benito Juárez, donde no hubo víctimas mortales.

Dice que por ahora tienen todo lo indispensable, aunque reconoce que en cualquier momento “todo este apoyo se va a acabar”.

Viste pantalón de mezclilla y una playera roja sin mangas. A un lado se encuentra una mesa repleta de víveres.

Ruth expone que lo que proponen ellos es demoler lo que queda de la construcción y que se construya un nuevo edificio que garantice medidas de seguridad. Sentada en un banquillo en medio de la banqueta de Concepción Beistegui y al borde de lo que representa la entrada de un pequeño campamento que abarca dos casas, la vecina afectada narra que la ayuda ha sido puntual, pero señala que en cualquier momento los vecinos van a pedir que desalojen ese sitio.

“Es normal y estamos conscientes de ello. Esta es una Fundación (señala a la izquierda) y esta es la casa de una señora que es amiga de muchos años. Nos permitieron quedarnos aquí, pero es lógico que en cualquier momento tenemos que desalojar”, asegura.

Otro problema es el de los muebles que todavía permanecen en la mitad del edificio que quedó de pie, pero con daños estructurales considerables que la hacen inhabitable. Menciona que el miércoles 20 les permitieron el acceso los de Protección Civil, “sólo cinco minutos para sacar los documentos y objetos indispensables, pero todo nuestro patrimonio se quedó ahí adentro”.

La llamada “zona cero” se encuentra acordonada por elementos del Ejército, de Avenida Cuauhtémoc a Torres Adalid. Ruth tiene un nudo en la garganta cuando comenta que no saben si los van a ubicar en hoteles o en algún albergue. “Tenemos que ser pacientes”, dice en voz baja.