Nacional

Voy por el voto de jóvenes perredistas, dice Ángel Ávila

El presidente del Consejo Nacional del PRD cuenta a El Financiero de sus aspiraciones para dirigir a su partido; además dijo que el sol azteca debe abrirse "paso con nuevos cuadros, que puedan transmitir y conectar con ese nuevo electorado”.
Héctor Gutiérrez
09 noviembre 2017 13:58 Última actualización 09 noviembre 2017 13:58
Ángel Ávila

Ángel Ávila. (@ConsejoPRD)

CIUDAD DE MÉXICO.- Con 37 años de edad, Ángel Ávila, presidente del Consejo Nacional del PRD, asegura que su partido necesita con urgencia un relevo generacional, darle paso a los jóvenes, a los nuevos cuadros, a las nuevas ideas y anuncia: “voy por la presidencia nacional”.

Y dice: “en la próxima elección van a haber 18 millones de nuevos votantes; la coalición del PRD, PT y MC, en 2012, obtuvo 15 millones de votos, es decir, aquí es donde mi partido debe abrirse paso con nuevos cuadros, nuevas personalidades, nuevas ideas que puedan transmitir y conectar con ese nuevo electorado”.

Añade: “debemos dejar de ser esa izquierda maximalista del todo o nada y la salida de viejos cuadros, de algunos de sus fundadores, le dan oportunidad para reposicionar a este nuevo PRD, por eso las nuevas generaciones debemos alzar la mano y decir que podemos dirigir a este partido”.

Brigadista del sol en sus inicios como perredista, Ávila Romero ocupa ahora uno de los cargos más importantes al interior de ese partido, la presidencia del Consejo Nacional, desde donde le ha tocado el nombramiento de tres presidentes nacionales de su partido: Carlos Navarrete, Agustín Basave y Alejandra Barrales; hoy, él quiere dirigir al PRD.

-¿Cómo vas a enfrentar a candidatos de otras corrientes que, incluso, han formado bloques y alianzas en contra de tu corriente, Nueva Izquierda?

- Las corrientes deben entender que el 2018 es un año crucial para demostrar la viabilidad histórica del PRD, porque lo que nos jugamos dentro del partido es nuestra capacidad de seguir siendo la izquierda que propone y que puede hacer acuerdos con otros partidos políticos y, por ende, que puede hacer acuerdos al interior del propio partido.

Así, hizo un llamado a las corrientes “a todas”, a buscar los equilibrios y la inclusión.

“Yo no concibo en el PRD a una sola corriente que tenga la coordinación de la Cámara de Diputados, la coordinación de la Cámara de Senadores y pretenda todavía la presidencia del partido”, refiriéndose a los acérrimos rivales de Alternativa Democrática Nacional.

"Eso no es sano para un partido político democrático, porque entonces privaría el criterio de la exclusión, del agandalle”.

Y sentencia: “el PRD del futuro no puede ser un PRD de una sola corriente, se debe entender que la relación interna entre los equipos nos debe llevar a los acuerdos democráticos de inclusión que nos permitan salir en unidad rumbo a la elección del 2018”.

-¿Tú ves en ADN esta cultura del no agandalle, cuando ya anunciaron que su líder, Héctor Bautista o el propio Juan Zepeda han anunciado que buscarán la presidencia del partido?

- Creo que ellos deben entender la circunstancia del PRD, que es una circunstancia de competitividad y, en ese sentido, la lógica de la responsabilidad obligaría más que a la lógica del agandalle de las corrientes como ADN.

Puntualizó que “no queremos que le dejen la presidencia del partido a Nueva Izquierda, sino que, de manera democrática, esta decisión sea tomada al interior de los órganos, tras una discusión seria y por mayoría se defina a la nueva dirigencia”.

Expresó que “no está mal acordar entre las corrientes, lo que está mal es imponer, por eso el próximo dirigente debe ser producto de un debate, de diálogo, no de la imposición y del agandalle”.

-¿A dónde piensas llevar al PRD en caso de lograr la presidencia de tu partido?

-“Creo que el partido debe reafirmar la marca del PRD, somos parte de este esfuerzo del Frente Ciudadano por México como una alternativa para evitar estos dos caminos -el PRI y Morena- que van a llevar al país al fracaso, pero también debemos levantar el espíritu perredista y ser la voz de millones de ciudadanos que no militan ni van a militar en ningún partido”.