Nacional

Violencia en Guerrero a causa de la disputa entre delincuentes: Ortega

El gobernador dijo que la entidad compite con Afganistán por el primer lugar en la siembra de amapola y la producción de goma de opio con la que se procesa la heroína.
Rosario García/Corresponsal
31 julio 2015 13:2 Última actualización 31 julio 2015 13:2
Rogelio Ortega

El gobernador de Guerrero anunció el operativo de seguridad para garantizar la seguridad de los turistas durante Semana Santa. (Enrique Villagómez)

CHILPANCINGO. Los hechos violentos que se registran en Guerrero, son resultado de la disputa entre los grupos delincuenciales por la producción, consumo y tráfico de drogas, aseguró el gobernador de la entidad, Rogelio Ortega Martínez.

El mandatario estatal agregó que Guerrero compite con Afganistán por el primer lugar en la siembra de amapola y la producción de goma de opio con la que se procesa la heroína.

Explicó que la producción y procesamiento de esa droga se ubica, principalmente en municipios de la Sierra y en la región de la Montaña, y que por ello es que algunos lugares son visitados no sólo por delincuentes locales, sino de otras partes del mundo que vienen a llevarse el "oro ilegal”.

Rogelio Ortega dijo que el Ejército Mexicano destruyó unos 52 mil plantíos de amapola, aunque, dijo, se sigue produciendo y ahora con un valor agregado, pues ya no se envía en bruto, sino procesada.

Ademá comentó que el tráfico de drogas está vinculado con delitos como el secuestro, extorsión, cobro de piso y trata de personas.

Por otro lado, recordó el caso ocurrido durante los días 3 y 4 de julio del 2013 en Cocula, donde fueron sacados por la fuerza de sus hogares 17 jóvenes estudiantes de preparatoria sin que hasta el momento se conozca su paradero.

El gobernador sostuvo una reunión con empresarios de Chilpancingo y ahí reconoció que la delincuencia ha alcanzado a esferas importantes e incluso familiares cercanos de él han sido víctimas, aunque no dio nombres.

Finalmente, solicitó a los empresarios que sean solidarios con el gobernador electo Héctor Astudillo Flores, porque dijo, si le va bien a él, le irá bien a Guerrero.