Nacional

Trump firma por el muro, sellar frontera y prisión a ilegales

El presidente de EU, Donald Trump, dijo que ayudará a México a disuadir la migración de Centroamérica y señaló que hablará con EPN sobre cómo desmantelar a los cárteles de la droga.
Redacción 
25 enero 2017 22:43 Última actualización 26 enero 2017 6:0
Donald Trump

Donald Trump (Reuters)

El muro en la frontera de Estados Unidos con México será una realidad y su construcción comenzará de inmediato, aseguró el presidente Donald Trump.

“El secretario de Seguridad Interna, trabajando en conjunto conmigo y mi equipo, comenzará de inmediato la construcción de un muro en la frontera. Lo necesitamos mucho”, señaló el presidente, luego de la firma de dos órdenes ejecutivas que endurecen las políticas migratorias en su país: “Mejorar la Seguridad Pública en el Interior de Estados Unidos” y “Mejoras en la Aplicación de la Seguridad Fronteriza y la Inmigración”.

Previamente, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, reiteró que México se encargaría de pagar la construcción del muro “de una manera u otra”, algo que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha negado reiteradamente.

Trump dijo –indicó Spicer– que “van a recuperar las fronteras y mejorar la seguridad en ambos países”.

En la orden sobre la seguridad fronteriza se contempla redirigir fondos ya aprobados hacia el muro, los recursos servirán para iniciar el proyecto, pero el presidente necesitará que el Congreso apruebe más fondos para su construcción. Y de acuerdo con Trump, ese obstáculo permitirá disminuir el flujo de migrantes de Centroamérica.

“Estamos en medio de una crisis en nuestra frontera sur, el flujo sin precedentes de inmigrantes ilegales de América Central perjudica a México y a Estados Unidos. Las medidas que adoptamos hoy mejorarán la seguridad en nuestros dos países (…) Vamos a ayudar a México a desalentar la inmigración”, dijo el mandatario.

Otra medida que surge de la orden de la protección en la frontera es la contratación de 5 mil agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza; asimismo, plantea el incremento de las Oficinas de Aduanas.

Respecto a los migrantes en situación de Libertad Condicional, Asilo y Retiro, el documento señala que se pondrá fin al “abuso” de esas figuras “que se utilizan actualmente para impedir la expulsión legal de extranjeros desprendibles”.

Sobre la orden de seguridad interna, Trump va contra las ciudades santuario: “Nuestro decreto hace lo siguiente, le pone fin a la política de ‘capturar y liberar’ en la frontera y le pide a otros países que vuelvan a recibir a sus criminales. Elimina las Ciudades Santuario y le da poder a los policías de expulsar a las personas que son un riesgo”, señala el mandatario.

De acuerdo con esa orden, “las jurisdicciones que voluntariamente se nieguen a cumplir con los requisitos establecidos en la ley”; es decir, que sus policías no notifiquen sobre indocumentados, no recibirán subvenciones federales.

Trump declaró que durante su reunión con Enrique Peña Nieto (el 31 de enero), hablarán sobre problemas que afectan a ambas naciones, como el desmantelar los cárteles de droga y evitar que el dinero fluya desde Estados Unidos a México para salvar vidas en ambos lados de la frontera.