Nacional

Transportistas insisten en elevar la tarifa del transporte público

Con la finalidad de adquirir vehículos de alta tecnología y prestar un servicio de mejor calidad, los miembros de la Asociación Mexicana del Transporte y Movilidad solicitan al GDF recursos.
Felipe Rodea
14 octubre 2015 16:44 Última actualización 14 octubre 2015 16:44
Transportistas paralizan Honduras pidiendo seguridad. (Reuters)

Transportistas piden al GDF más recursos. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Jesús Padilla Zenteno, presidente de la Asociación Mexicana del Transporte y Movilidad (AMTM), afirmó que los transportistas “requerimos dos cosas, recursos para la inversión de la flota cuya tecnología es más cara. Y luego, que sobre los costos de operación tengamos suficientes recursos en la tarifa para tener un vehículo de alta tecnología que preste un servicio de alta calidad. Sin esos componentes se hace muy complicado que el proceso de transformación se acelere”.

Acusó que al interior del Gobierno del Distrito Federal (GDF) se está alargando la discusión para lograr ese cambio y tomar una decisión que resuelva los problemas de movilidad en la capital.

El presidente de la AMTM insistió en que los transportistas requieren la seguridad jurídica de los contratos y tiempos concretos para no quedarse con proyectos atorados durante años. Lamentó que la acción o inacción de las autoridades repercute de forma directa en las inversiones, pues las tarifas no logran cubrir los costos de renovación del transporte y la falta de certeza jurídica golpea a los inversionistas con proyectos detenidos de forma indefinida.

Durante la ponencia “Modelos Económicos y Financieros: columna vertebral para la transformación del transporte”, expuso que “no hay una política clara en materia de quien paga el sobreprecio del costo tecnológico. No podemos pensar en autobuses de primer mundo con tarifas de tercer mundo”, insistió Padilla Zenteno tras exponer que la tecnología de las tarjetas inteligentes se ha desperdiciado puesto que las autoridades no están dispuestas a ajustar los costos con tarifas indexadas a los movimientos en los precios de los combustibles.

El empresario anticipó que las economías de escala no alcanzan para subsanar los costos de la implementación de nueva tecnología en los vehículos públicos y menos aun cuando el modelo de gestión opta por el establecimiento de tarifas congeladas.