¿Tienes más de 20 años y se te fue alguna vacuna? ¡Aguas con las paperas!
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Tienes más de 20 años y se te fue alguna vacuna? ¡Aguas con las paperas!

COMPARTIR

···

¿Tienes más de 20 años y se te fue alguna vacuna? ¡Aguas con las paperas!

Experto de la UNAM explicó que las personas más propensas a la enfermedad son de entre 20 y 44 años y que se transmite por secreciones respiratorias.

03/10/2018
Actualización 04/10/2018 - 7:36
Experto de la UNAM dice que las personas entre 20 y más de 40 años corren más riesgo.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En lo que va del año se han registrado casi 6 mil 700 casos de paperas o parotiditis en el país y las personas de entre 20 a 44 años son las más vulnerables, aseguró el coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM, Samuel Ponce de León Rosales.

El especialista en infectología señaló que los menores de 20 años están protegidos con la vacuna y que por lo menos 300 casos de paperas se han dado en la CDMX.

Ponce de León indicó que las estadísticas de la Dirección General de Epidemiología, de la Secretaría de Salud federal, contienen información hasta la semana 38 de este año, y explicó que además de la capital del país hay brotes de dicha enfermedad, que ha afectado a personas mayores de 20 años de edad, en Chihuahua y Sonora.

"El número de casos está dentro del canal endémico de números esperados. Implica que hay transmisión del virus y que la cobertura de la vacuna, que es muy efectiva, requiere refuerzo", subrayó el científico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para los mayores de 20 años, recomendó checar su cartilla de vacunación y, en caso de no tener la de parotiditis, aplicarse una dosis. "Si están en el área donde hay brotes y enfermos, se la pueden poner aunque tengan las dos dosis", subrayó.

Además, se debe aislar a los pacientes y tener control de quienes están cerca del enfermo para saber si tienen la vacuna.

El experto destacó que el virus que causa esta enfermedad se transmite por secreciones respiratorias, y el contagio ocurre de persona a persona. El agua no es una vía de transmisión, afirmó.

La parotiditis es una infección viral que afecta a un tipo de glándulas salivales llamadas parótidas, ubicadas a ambos lados de la cara, en el ángulo maxilar, cerca de las mandíbulas y delante de las orejas. Es causada por el virus del mismo nombre.

El cuadro clínico consiste en un ataque al estado general del cuerpo, dolores de cabeza y musculares, presencia o no de fiebre, cansancio, pérdida de apetito e inflamación de las glándulas parótidas, que también producen saliva, pero se distinguen de las salivales, expuso Rosa María Wong Chew, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM.

La especialista indicó que no hay medicamentos antivirales, así que se recomienda aislamiento y reposo. "Una vez que el cuerpo logra controlar la infección, el paciente se cura". La inflamación puede ser en uno o ambos lados de la cara. "Por lo general es bilateral, es una infección viral súbita y benigna. Es contagiosa, tiene como vía de entrada el tracto respiratorio y el periodo de incubación es de 15 días".

Algunas veces, cuando entra al tracto respiratorio se disemina, infecta a las glándulas parótidas y hace una viremia, es decir, entra a toda la sangre y de ahí se puede ir a los testículos u ovarios, páncreas, tiroides y ojos, señaló la experta.

Para evitar la parotiditis se utiliza la vacuna triple viral contra paperas, sarampión y rubéola, de la que debe aplicarse una primera dosis al año de nacido y una segunda a los seis años. "La vacuna de sarampión asociada a paperas y rubéola se aplica desde 1998. Los que tienen 20 años ya se pusieron por lo menos dos dosis, pero los mayores a esa edad nunca la han recibido. Tal vez por eso están surgiendo estos brotes", dijo.

En Estados Unidos hubo alrededor de 75 brotes en diferentes universidades, con tres mil 664 casos, entre 2016 y 2017.

"En México se reportan brotes en la Ciudad de México, Sonora y Chihuahua, básicamente en población estudiantil universitaria. Hubo un incremento de casos en las edades de 20 a 44 años. Por eso creemos que tiene que ver con la vacuna, pues muchos de este grupo no la tienen".

Aunque no hay tratamiento específico, se pueden tomar medicamentos para la fiebre o antiinflamatorios, muchos líquidos, mantenerse en reposo y alejados de otras personas para evitar contagios.