Nacional

TEPJF da 60 días al PRD para renovar dirigencia

La Sala Superior emplazó al sol azteca para que renueve la dirigencia nacional, además de las dirigencias estatales y municipales, argumentando que no existe una imposibilidad jurídica y material para organizar su elección.
Héctor Gutiérrez
12 octubre 2017 10:12 Última actualización 12 octubre 2017 11:35
El PRD cerró campaña este viernes en Saltillo, Coahuila. (Magda Guardiola)

El PRD cerró campaña este viernes en Saltillo, Coahuila. (Magda Guardiola)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) impuso al PRD un plazo de 60 días para renovar la dirigencia nacional, las estatales y municipales y que éstas rindan protesta e inicien sus funciones.

Durante una sesión privada, la Sala Superior del TEPJF resolvió por unanimidad que “ante el incumplimiento del PRD se le fija un plazo de sesenta días naturales para que realice los actos jurídicos a que haya lugar, de acuerdo con su normativa interna, a fin de renovar la dirigencia nacional partidista y que ésta rinda protesta e inicie sus funciones”.

Durante sus alegatos para no acatar una resolución que el mismo tribunal había emitido en agosto pasado, con la que se ordenaba al PRD llevar a cabo la renovación de sus dirigencias, ese partido manifestó la imposibilidad de obedecer debido a que no tenía dinero para celebrar una elección abierta a la militancia, además de que se encontraba en el proceso electoral.

Al respecto, en su resolución el Tribunal señala que “no existe la imposibilidad jurídica y material que manifiesta el PRD para organizar su elección interna de renovación de la dirigencia nacional, pues las causas alegadas (situación financiera del partido e inicio del proceso electoral), son consecuencia de la conducta asumida por el partido, que vulneró lo establecido en su normativa, así como los plazos de ejecución, para la renovación de su dirigencia nacional, a fin de colocarse en una circunstancia que le permitiera aducir la supuesta imposibilidad”.

Al respecto, Manuel Cifuentes, secretario de Finanzas del PRD, señaló que “será prácticamente imposible acatar la resolución del Tribunal porque no tenemos dinero para organizar una elección abierta que nos costaría alrededor de 110 millones de pesos”.

Dijo además que “hace unos días hicimos el último pago por 19 millones de pesos de una multa por poco mas de 70 millones que el INE nos impuso en 2015, además de que estamos en pleno plan de austeridad porque en el partido no hay dinero”.

Así, señaló que “habría dos formas de solucionar este gran conflicto: solicitando créditos bancarios o pedirle al INE que nos organice la elección e irle pagando mensualmente con el dinero que él mismo nos da por concepto de prerrogativas”.

A su vez, Camerino Márquez, dirigente de la corriente ADN, señaló que “es el Tribunal haciendo política, todos sabemos que los cargos de los magistrados responden a cuotas partidistas y de lo que se trata es de tratar de descarrilar al Frente Ciudadano por México a como de lugar”.

En este mismo sentido declaró Ángel Ávila, presidente del Consejo Nacional perredista y dijo que “la resolución del Tribunal tiene un evidente tinte político con la finalidad de dañar la construcción del Frente Ciudadano por México”.

Señaló que “en el momento en que hay que cumplir la resolución del Tribunal, que será en enero próximo, el FCM estará también seleccionando a sus candidatos, lo que pone en un grave aprieto a la Comisión Nacional Electoral del PRD en un muy grave problema, pues tendrá que llevar a cabo dos elecciones nacionales”.

Además reclamó que el TEPJF haya impuesto ese plazo justo cuando el FCM se está consolidando entre la ciudadanía, “pues pareciera que de lo que se trata es de afectar a esta opción electoral que va creciendo entre los mexicanos”.

En tanto, Alejandro Sánchez Camacho, dirigente de la corriente IDN, manifestó que “al parecer, la única salida es realizar una elección abierta a la militancia, porque el Consejo Nacional no puede ya elegir a la nueva dirigencia porque su labor terminó el 4 de octubre pasado”.

Sobre este caso, Carlos Sotelo, dirigente de la corriente Militantes de Izquierda y quien iniciara todo este proceso ante el TEPJF, argumentando que la legalidad en el PRD la habían roto un grupo de corrientes por intereses personales, señaló que “me siento satisfecho con la resolución del Tribunal”