Nacional

Sin contratiempo, entran en operación 5 estaciones de la Línea A del Metro

Sin retraso, inició la operación de cinco estaciones de la Línea A -Peñón Viejo, Acatitla, Santa Martha, Los Reyes y La Paz-, mismas que habían estado cerradas debido a que se realizó cambio de vías, durmientes y balastros para rehabilitar las partes fracturadas.
Eulalio Reyes / corresponsal
24 agosto 2015 13:22 Última actualización 24 agosto 2015 13:38
Línea A del Metro. (Tomada del Twitter: @ManceraMiguelmx)

Cinco estaciones de la Línea A del Metro reiniciarion operaciones hoy. (Tomada del Twitter: @ManceraMiguelmx)

LA PAZ, Estado de México.- Tras dos meses de espera por trabajos de renivelación de las vías, miles usuarios de la Línea A del Metro, que tiene como terminal la estación La Paz, en el Estado de México, pudieron transportarse desde las 5 de mañana en los trenes de este sistema de transporte masivo.

Sin retraso, inició la operación de las cinco estaciones -Peñón Viejo, Acatitla, Santa Martha, Los Reyes y La Paz-, mismas que habían estado cerradas debido a que se realizó cambio de vías, durmientes y balastros para rehabilitar las partes fracturadas.

Desde muy temprano, usuarios que provienen de los municipios de Ixtapaluca, Chalco, Valle de Chalco, San Vicente Chicoloapan, Chimalhuacán y Los Reyes, ingresaron a la terminal La Paz para dirigirse principalmente al DF, donde estudian o trabajan.


De acuerdo con información del Sistema de Transporte Colectivo Metro, “con estos trabajos se espera que se mejore el servicio, pues la velocidad de los trenes pasará de 45 a 90 kilómetros por hora, disminuyendo a la mitad el tiempo de recorridos”.

Sin embargo, el mantenimiento en la línea, tanto en la vía como en áreas externas, continuará hasta el mes de diciembre sólo por las noches, para no afectar los cerca de 5 millones de usuarios de la zona oriente del Valle de México.

Desde el pasado 13 de junio dejaron de operar las estaciones debido a que fueron ubicadas 12 grietas que cruzaban bajo el cajón de la vía, lo que causó daños y retraso en la movilidad de trenes de la Línea A del Metro, que presuntamente transporta diariamente a más de 330 mil personas.