Nacional

Silva y Sánchez Cordero se despiden; pugnan por independencia en el PJ

Los ministros salientes advirtieron que esa independencia es principio básico para garantizar el debido proceso e indispensable para la protección de los derechos individuales, por lo que llamaron a defenderla, aún en contra de riesgos y presiones.
David Saúl Vela
30 noviembre 2015 15:8 Última actualización 30 noviembre 2015 15:25
Juan Silva y Olga Sánchez Cordero

Los ministros Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero fueron despedidos por el pleno del Poder Judicial. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero concluyeron su encargo de 21 años como ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Ambos se despidieron este lunes defendiendo la independencia y autonomía del Poder Judicial de la Federación.

Advirtieron que esa independencia es principio básico para garantizar el debido proceso e indispensable para la protección de los derechos individuales, por lo que llamaron a defenderla, aún en contra de riesgos y presiones.

“Ejercer la judicatura con independencia, autonomía y libertad, implica, siempre, resistir con fortaleza y espíritu la presiones de poderes legales e ilegales, formales o informales, atreverse a juzgar con rectitud y conciencia, aunque implique poner en riesgo la tranquilidad, con frecuencia la integridad y otras veces la seguridad y aún el propio trabajo, no podemos claudicar, la independencia judicial es irrenunciable, debe ser respetada y debemos defenderla”, dijo Silva Meza.

En sesión solemne de los plenos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Consejo de la Judicatura Federal y Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial, Silva Meza aseguró que con la misma fuerza para resistir a la presiones los jueces deben resistir a la tentación al reconocimiento.

“Los jueces estamos para impartir justicia, no para agradar y ser reconocidos. Defender la independencia y autonomía es saber ser impermeable a la adulación y al alago, no hay peligro más digno de ser evitado que aquel que procede de la aprobación ajena”, dijo.

La ministra Sánchez Cordero resaltó que la transversalidad que marcó su carrera en la SCJN fue el respeto a los derechos humanos y advirtió que durante su paso por el Tribunal Constitucional dejó en claro su “predilección por las libertades”.

Dijo que éste no se podría lograr sin la independencia de jueces y magistrados.

Comentó que en los años que integró el pleno de la SCJN, ésta se mantuvo autónoma e independiente y optado por mantener las libertades, algunas de ellas, ejemplificó, son decisiones que tomó en torno al divorcio encausado, el matrimonio igualitario y la autorización del uso lúdico de la mariguana.

Asimismo, destacó la importancia del tribunal constitucional en la protección de los derechos humanos, la preservación del medio ambiente e incluso, en el corto plazo, la defensa de los derechos derivados de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Hizo mención especial a la a la “revolucionaria instrucción del juicio de amparo” cuyas dimensiones aún no se conocen y que debe convertirse en la herramienta más importante para hacer justiciables los derechos que marcan la constitución y los tratados internacionales.

Ambos ministros hicieron una breve remembranza de sus carreras y aprovecharon para agradecer el apoyo a todas sus colaboradores, compañeros ministros y en especial a sus familias que estuvieron presenten en la sesión.

En especial la ministra Olga Sánchez Cordero agradeció a su esposo Eduardo y el ministro Juan Silva Meza a su esposa Marcela, a quienes coincidieron en describir como pilares y coparticipes de sus carreras en el Poder Judicial.

“Hoy concluimos junto nuestra carrera eres tan juez, tú como yo”, dijo un emocionado Juan Silva, quien advirtió que la toga de Juez no dignifica a quien la lleva. “Es la persona la que la prestigia. Yo la recibí con orgullo, la he llevado con dignidad y hoy la entrego sin mancha”, agregó.

Antes Arturo Zaldívar, a nombre de los ministros de la SCJN, dirigió unas palabras y reconoció la trayectoria de los ministros.