Nacional

Senado va por plan de austeridad, pero sin tocar las dietas de legisladores

En las medidas de austeridad anunciadas por el Senado de la República no incluyen la reducción a las dietas a los 128 senadores, pero sí dejarán de dar bocadillos a las visitas guiadas.
Rivelino Rueda
13 septiembre 2015 19:38 Última actualización 13 septiembre 2015 19:47
Senado de la República. (Cuartoscuro)

El Senado de la Repúblicano hará un recorte a sus salarios. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- En el Senado de la República se alista un “plan macro de eficacia al gasto” para acompañar las medidas de austeridad anunciadas por el gobierno federal en el Presupuesto de Egresos 2016, aunque está descartado la reducción a las dietas a los 128 senadores de la República.

De hecho, el frustrado “plan de austeridad” anunciado desde enero pasado por el expresidente de la Mesa Directiva de la Cámara alta, el perredista Miguel Barbosa Huerta, no pudo concretarse por el rechazo de senadores de disminuir sus salarios.

En el “Manual de Percepciones de los senadores y servidores públicos der mando”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 26 de febrero, la dieta de cada senador es de 117 mil 500 pesos mensuales.

Al respecto, el actual presidente de la Mesa Directiva del Senado, Roberto Gil Zuarth, justificó que este ajuste en las dietas de los senadores “están determinadas en función del escalafón que viene determinado, a su vez, en aplicación de la Ley de Salarios y de la fórmula que establece la Constitución para la determinación de los salarios”.

Destacó que más allá de esta reducción en salarios “lo más importante que tenemos que hacer es corregir algunas ineficiencias en la administración del Senado, encontrar mayores economías y hacer un replanteamiento estructural de la administración”.

Sin embargo, los recursos destinados al gasto corriente en la Cámara alta van en aumento, al pasar de mil 886 millones 647 mil 134 pesos de junio de 2014 a 2 mil 295 millones 583 mil 745 pesos, es decir, un incremento de 408 millones 939 mil 611 pesos.

En ese sentido, Gil Zuarth enfatizó que las dietas de los 128 senadores no están a discusión, sobre todo porque “son parte de una fórmula que ya está determinada”.

“Tenemos que ver cuáles son los espacios, tenemos que ver cuáles son las condiciones de las prerrogativas. Me parece que el planteamiento debe ser integral y no solamente hacer ajustes parciales, de ‘maquillaje’, o que puedan implicar muy poco ahorro en el Senado”, sostuvo el panista.

No obstante, las “medidas de austeridad” implementadas por la Cámara alta para este año fueron sumamente cuestionadas, sobre todo la que tenía que ver con la reducción de su salario en cien pesos.

El 26 de febrero de este año, el “Manual de Percepciones de los senadores y servidores públicos der mando” estableció que los 128 senadores ya no recibirían 117 mil 600 pesos mensuales, ya que partir de enero su sueldo se redujo a 117 mil 500 pesos.

Otros de los lineamientos de racionalidad presupuestaria que se establecieron a principios de año en el Senado fueron “dejar de proporcionar bocadillos y lonches a las visitas guiadas de invitados de senadores; además se racionalizarán los alimentos como galletas y bocadillos, agua embotellada; los celulares serán únicamente para senadores y mandos medios”.