Nacional

Senado renta para AN oficinas por 17 mdp
...en edificio del PAN

La Cámara alta entregó al grupo parlamentario del PAN recursos públicos por 17 millones 123 mil pesos para la renta de oficinas en la llamada “Torre Azul”, la cual pertenece al mismo Partido Acción Nacional.
Rivelino Rueda
18 febrero 2016 23:5 Última actualización 19 febrero 2016 5:0
Senado discutirá leyes contra desaparición y tortura en 2016

A pesar de la insistencia por parte de las organizaciones de derechos humanos sobre la ley general de desaparición forzada y las normativas que envió el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso en contra de este delito, tendrán que esperar hasta febrero del 2016.

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que uno de los principales propósitos del cambio de sede legislativa del Senado de la República fue el de ya no rentar inmuebles y contar con un edificio propio, la Cámara alta entregó al grupo parlamentario del PAN recursos públicos por 17 millones 123 mil pesos para la renta de oficinas en la llamada “Torre Azul”, la cual pertenece al mismo Partido Acción Nacional.

En el informe sobre la Cuenta Pública 2014 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se revela que se destinó una subvención por la cantidad de 8 millones 934 millones de pesos, así como pagos mensuales de 744 mil pesos para renta de estas oficinas que se encuentran sobre Paseo de la Reforma, frente a la nueva sede de la Cámara alta, la cual tuvo un costo de 4 mil millones de pesos.

Esto, añade el informe, “pese a que con la construcción de la nueva sede del Senado de la República se buscaba reducir los costos de arrendamiento de servicios, tales como telefonía, personal de resguardo y seguridad, mantenimiento, desinstalaciones, mensajería, y evitar también duplicidad de personal que desarrollaba las mismas funciones en sitios dispersos de la actividad legislativa”.

La “Torre Azul” se vio envuelta, desde su compra en 2002, en una serie de irregularidades, ya que fue adquirida directamente por el exsenador Diego Fernández de Cevallos, quien en su momento fue señalado de haber incurrido en el delito de tráfico de influencias para obtener el edificio a un precio por debajo de su valor real (88 millones de pesos), presuntamente al Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB).