Nacional

Sedesol fortalecerá la Cruzada contra el Hambre en 2016

José Antonio Meade, secretario de Desarrollo Social, informó
que sus ejes de trabajo serán el fortalecimiento de la Cruzada,
la coordinación con estados y municipios y la construcción del entorno más adecuado de ingresos y precios.
Jafet Tirado
14 diciembre 2015 15:19 Última actualización 15 diciembre 2015 17:36
José Antonio Meade

El titular de la Sedesol aseguró que a pesar de que la Cruzada ha dado buenos resultados, se debe de fortalecer como instrumento de la política pública. (Edgar López)

CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña, anunció que el próximo año se fortalecerá la Cruzada Nacional contra el Hambre, como la primera de cuatro medidas en las que se concentrará la dependencia a partir de 2016.

En una reunión con medios de comunicación, el titular de la Sedesol explicó que "el fortalecimiento de la Cruzada, la coordinación con estados y municipios, la coordinación interinstitucional en la atención a beneficiarios y la construcción del entorno más adecuado posible, desde la perspectiva de la Sedesol, de ingresos y de precios”, serán los ejes de trabajo.

Y aseguró que a pesar de que la Cruzada ha dado buenos resultados, se debe de fortalecer como instrumento de la política pública del gobierno federal.

Además, dijo que un buen entorno de política pública generada desde todas las dependencias ayudará a que el ingreso sea el adecuado y haya un mejor nivel de precios en los alimentos que conforman la canasta básica, con lo que se asegurará que no aumente el número de pobres.

500 MIL MEXICANOS, LOS MÁS MARGINADOS

Basado en las mediciones más recientes del Coneval, el secretario de Desarrollo Social comentó que dentro de los 11.4 millones de mexicanos que se encuentran en pobreza extrema hay especialmente medio millón que conforman al grupo más marginado, por carecer de los derechos básicos que debería ejercer cualquier ciudadano: educación, salud, seguridad social, vivienda y servicios básicos para la vivienda.

Actualmente son 2.35 millones los que sólo ejercen uno de esos derechos, mientras que 33.1 millones más cuentan con seis, por lo que pueden figurar entre la población “vulnerable por ingreso” o “no pobre y no vulnerable”.

Las estadísticas más recientes del Coneval muestran que hay 63.8 millones de mexicanos que tienen un ingreso inferior a la línea de bienestar, calculada en dos mil 542 pesos mensuales (valor para adquirir la canasta alimentaria y no alimentaria) y 24.6 millones más por debajo de los ingresos de la línea de bienestar mínimo (valor para adquirir la canasta alimentaria), equivalente a mil 243 pesos mensuales.