Nacional

Sedatu pone fin a tres conflictos agrarios en Tabasco

Con los conflictos resueltos son 17 asuntos resueltos de un total de 20 acordados con la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas y que además de dar certeza jurídica sobre la tenencia de la tierra, se brinda justicia cotidiana a la población del campo.
Redacción
12 octubre 2016 13:9 Última actualización 12 octubre 2016 13:9
Sedatu entrega escrituras y cuartos a en Tepic

Sedatu entrega escrituras y cuartos a en Tepic

Con la entrega de escrituras y contraprestaciones, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) puso fin a tres conflictos agrarios en Tabasco, para sumar 17 asuntos resueltos de un total de 20 acordados con la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), informó el subsecretario de Desarrollo Agrario, Gustavo Cárdenas Monroy.

“Antes de que concluya este mes aprobaremos los recursos para dar solución a los dos asuntos de El Manantial, llegando a 18 y solo quedarían por resolver dos, de los planteados como prioritarios por la UNTA”, afirmó.

Explicó que con la solución de conflictos agrarios, además de dar certeza jurídica sobre la tenencia de la tierra, se brinda justicia cotidiana a la población del campo, la cual tiene derecho a los programas federales para detonar cualquier proyecto productivo. 

“Como lo ha dicho el presidente Peña Nieto, aceleremos el paso en la solución de los conflictos para pasar a la etapa de la productividad”, reiteró.

Gustavo Cárdenas Monroy exhortó a los ejidatarios de San Isidro, del municipio de Tacotalpa, Tabasco ─y de todo el país─ a cuidar la tierra que reciben por parte del Gobierno de la República, “porque es la forma de asegurar el futuro de las nuevas generaciones que vivirán en el campo, así como de la producción de alimentos para los mexicanos”.

En su intervención, el secretario general de la UNTA, Álvaro López Ríos, destacó la voluntad de quienes en sus manos tienen el compromiso de resolver conflictos agrarios.

“Le agradezco al Presidente Enrique Peña Nieto y a la titular de la Sedatu, Rosario Robles Berlanga, porque la solución de los conflictos agrarios que puso sobre la mesa la UNTA representan “un acto de justicia social para los campesinos, porque la tierra debe seguir siendo patrimonio nacional en manos de quienes la trabajan”.

Por su parte, el director general de Concertación Social de la Sedatu,
Carlos Zataraín González, informó que el conflicto al que se le da solución con la entrega de escrituras y contraprestaciones por los predios Innominado, El Encanto y La Palma, llevaba 17 años, y comprendía una superficie de 230 hectáreas del ejido de San Isidro, Tacotalpa, en Tabasco.