Nacional

Secuestradores creyeron muerta a su víctima y lo arrojan a un pozo 

La víctima dijo haber sido privado de la libertad, golpeado y arrojado a un pozo; explicó que los presuntos responsables lo había dado por muerto, y logró escapar. Cuando intentaron cobrar el rescate, fueron detenidos por fuerzas federales.
David Saúl Vela
13 enero 2016 15:32 Última actualización 13 enero 2016 15:35
Escena de secuestro de Florence Cassez. (Cuartoscuro)

Escena de secuestro de Florence Cassez. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- A punto de ahogarse estuvo un joven que fue secuestrado y cuyos plagiarios lo golpearon y creyéndolo muerto lo aventaron a un pozo. Sin embargo, la víctima logró sobrevivir y denunciar a sus captores dos de los cuales fueron detenidos en Iguala, Guerrero.

La captura de realizó tras montarse un operativo y varias líneas de investigación, personal de la División de Fuerzas Federales de la Policía Federal detuvieron a los secuestradores cuando intentaban cobrar el rescate el pago del rescate.

El padre de la víctima había denunciado ante los efectivos federales a quienes solicitó ayuda para el rescate de su hijo que había sido privado de su libertad.

Dijo que el joven se comunicó vía telefónica y refirió haber sido privado de la libertad, golpeado y arrojado a un pozo. Explicó que los presuntos responsables lo había dado por muerto, y logró escapar. Agregó que tras salvar la vida se fue a la casa de un amigo.

El padre de la víctima negoció con los secuestradores realizar un pago de rescate, el cual sería colocado en una bolsa y trasladado a una tienda de conveniencia de la colonia Floresta en Iguala, Guerrero.

De este modo, los elementos federales implementaron un operativo para la detención de los agresores, los cuales arribaron al lugar abordo de una motocicleta y tomaron el pago del rescate y de inmediato comenzó a movilización para su captura y detención.

Asimismo, los uniformados leyeron la Cartilla de Derechos que Asisten a las Personas en Detención a quien respondió al nombre de Constantino Gabriel Lara Soto, de 18 años de edad, quien iba acompañado de un menor de edad.