Nacional

Se tambalea caso Iguala si 10 detenidos la libran al alegar tortura

A líder se Guerreros Unidos le revocaron el auto de formal prisión por el mismo hecho.  Sin embargo, no ha salido de prisión debido a que tiene otros cargos pendientes.
David Vela
07 diciembre 2016 0:19 Última actualización 07 diciembre 2016 5:0
Etiquetas
Marcha por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa en Cancún. (cuartoscuro)

 (archivo/cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Junto con Sidronio Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos, al menos 10 de los detenidos por el caso Ayotzinapa, alegaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) haber sido sometidos a actos de tortura al momento de su detención.

Muchos de ellos ya promovieron juicios de amparo, cuya resolución, en caso de ser en el mismo sentido que la obtenida en el caso de Casarrubias Salgado, podría poner en jaque toda la investigación que hizo la PGR de Jesús Murillo Karam y Arely Gómez.

“En el transcurso del camino me iban dando choques eléctricos en los testículos y en todo el cuerpo”, declaró Patricio Reyes Landa, uno de los principales detenidos y en cuya declaración la Procuraduría sustentó el caso.

Él fue uno de los que dijo a la PGR que los normalistas fueron llevados al basurero de Cocula, asesinados e incinerados, y sus restos llevados al Río San Juan, versión considerada en su momento como la verdad histórica, demasiado cuestionada.

En el caso de Casarrubias Salgado, si PGR no le acredita nuevos cargos podría en el mediano plazo obtener su libertad.

Especialistas consultados por El Financiero, advirtieron que el delito de posesión de arma de fuego, que lo tiene en prisión, ya no es considerado como grave con el nuevo sistema de justicia, por lo que, mediante un recurso, podría obtener la libertad bajo fianza.

“Es el caso que ocurrió con cientos de integrantes de las autodefensas de Michoacán, los detuvieron y acusaron de portación de arma de uso exclusivo, y muchos ya salieron libres con base en el nuevo sistema de justicia”, dijo Ignacio Mendoza, abogado de los autodefensas, entre ellos José Manuel Mireles.

Óscar García Vega, juez Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, revocó el auto de formal prisión y ordenó la inmediata libertad de Sidronio Casarrubias, por delincuencia organizada y lavado de dinero.

El líder de Guerreros Unidos, y uno de los principales implicados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, no ha salido de prisión debido a que tiene otros cargos pendientes.

La decisión a favor de Casarrubias deriva de un amparo que ganó en agosto pasado y en el cual el Primer Tribunal Colegiado en el Estado de México identificó una serie de irregularidades de la PGR en su consignación.

Entre ellas, determinó que las declaraciones que Casarrubias Salgado rindió ante el Ministerio Público de la Federación de la PGR, el 16 y 17 de octubre de 2014, tras su detención en el Estado de México, fueron bajo tortura.

Por ello, en su momento, el Tribunal federal invalidó el auto de formal prisión que el juez García Vega dictó contra de Casarrubias, el 26 de octubre de 2014.