Nacional

SCJN ordena a escuela del Edomex indemnizar a menor por bullying

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó al Instituto Universitario Verdad y Ciencia, de Metepec, indemnizar a un menor por acoso escolar.
Notimex
15 mayo 2015 18:25 Última actualización 15 mayo 2015 18:26
BULLYING

La Secretaría de Educación Pública puso en marcha la página de Internet www.acosoescolar.sep.gob.mx y la línea telefónica 01800-11-ACOSO (22676) para atender el acoso escolar. (Foto: Archivo Cuartoscuro)

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó a una escuela del Estado de México indemnizar a un menor por el acoso escolar del que fue víctima.

La sala de la SCJN determinó por unanimidad que el Instituto Universitario Verdad y Ciencia, de Metepec, tendrá que reparar los daños ocasionados a uno de sus alumnos, los cuales fueron incitados por una de las profesoras.

A propuesta del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, la sala resolvió condenar a la escuela privada a pagar 500 mil pesos al menor, para lo que tomó en cuenta los daños ocasionados, el grado de responsabilidad y la situación económica del centro educativo.


Esta es la primera vez que el alto tribunal trata un asunto sobre el bullying escolar, a partir de un amparo que promovió la madre de la víctima, y que un juez de primera instancia rechazó imponer una condena.

La madre demandó la reparación económica del centro escolar en el que estudiaba su hijo por el acoso sistemático que sufrió en su segundo año de primaria.

Por ello, en una sesión efectuada este viernes, la sala resolvió que esta conducta violó los derechos del niño a la dignidad, integridad y educación, además de que también puede constituir un tipo de discriminación, pues el menor padece de trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

En este sentido, la sala de la SCJN destacó que si bien este trastorno no es clasificado como una discapacidad, los niños que la padecen están en una situación de vulnerabilidad, por lo que necesitan protección reforzada.

En este sentido, se comprobó que el niño estudiaba en un entorno hostil para su persona, pues la escuela no recibió ningún curso para cumplir con sus deberes de vigilar y proteger a los menores.