Nacional

Que también partidos le bajen al dispendio, pide Encuentro Social

Alejandro González Murillo presentó reformas a los artículos 41 y 116 de la Constitución e insistió que al plan de austeridad del Ejecutivo federal "hay que sumar una reforma a la Carta Magna que permita eliminar el gasto destinado a los partidos políticos".
Víctor Chávez
10 octubre 2016 13:39 Última actualización 10 octubre 2016 13:39
Alejandro González Murillo

(Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El coordinador parlamentario del Partido Encuentro Social (PES) en la Cámara de Diputados, Alejandro González Murillo, pidió que en el Presupuesto de Egresos del 2017 "también los partidos políticos pregonen con el ejemplo", le bajen al dispendio y "se aprieten el cinturón".

Por ello, llamó a todos los grupos parlamentarios representados en el Congreso de la Unión a "coadyuvar con el Ejecutivo federal para que México responda a la turbulencia económica global y a la alta volatilidad de los precios internacionales del petróleo".

Sostuvo que al Estado mexicano “no podemos atribuirle siempre lo que ocurre en los contextos internacionales o el ámbito nacional”, por lo que enfatizó que Encuentro Social insistirá en su propuesta de reforma constitucional para eliminar el financiamiento público a los partidos políticos.

 En la argumentación de la iniciativa de reforma a los artículos 41 y 116 de la Constitución, que presentó su bancada en la Cámara de Diputados, Encuentro Social señala que "resulta contradictorio que en el Presupuesto de Egresos de la Federación, aprobado para 2016, todos los rubros importantes registraron disminuciones significativas en su gasto programado, respecto al ejercicio fiscal 2015, pero no así el que se destina a los partidos políticos, el cual no solo no disminuyó, sino que se incrementó".

En ese sentido, González Murillo insistió que al plan de austeridad del Ejecutivo federal "hay que sumar una reforma a la Carta Magna que permita eliminar el gasto destinado a los partidos políticos".

Aseguró que "la ciudadanía exige que se acabe con el financiamiento público que reciben, y reclaman, no sin razón, que sean los propios partidos los que busquen allegarse de recursos privados de sus militantes y simpatizantes, para que el financiamiento público se canalice a programas sociales de alto impacto, en beneficio de la población de escasos recursos económicos".