Nacional

Que el PAN también sancione a sus gobernadores corruptos, pide el PRI

El vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, pidió que las mismas medidas aplicadas por el PRI contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, el PAN las aplique con su gobernadores y militantes.
Víctor Chávez
27 septiembre 2016 20:30 Última actualización 27 septiembre 2016 20:30
Los diputados Jorge Carlos Ramírez Marín y Federico Döring, durante la sesión ordinaria en la Cámara de Diputados. (archivo/cuartoscuro)

Los diputados Jorge Carlos Ramírez Marín y Federico Döring, durante la sesión ordinaria en la Cámara de Diputados. (archivo/cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, exigió que los demás partidos políticos, particularmente el PAN, apliquen las mismas medidas que tiene el Revolucionario Institucional contra sus gobernadores y militantes señalados por actos de corrupción.

Las medidas aplicadas por el PRI contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, "tienen un costo y pueden causar desacuerdos, pero si no lo hacemos no tendremos la calidad moral para ver la paja en el ojo de los demás”, dijo.

El líder parlamentario aseveró que "al PAN no le ha importado las acusaciones que pesan contra el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, ni contra el de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez.

“Miguel Ángel Yunes estuvo denunciado por desvío de recursos públicos escandalosos en el ISSSTE, yo no veo que el PAN lo esté procesando, al contrario lo hizo candidato a gobernador”, expresó.

Refirió que Acción Nacional tampoco ha actuado contra el mandatario de Guanajuato, quien está señalado de pagar a sobreprecio unos terrenos ejidales en Apaseo El Grande para la instalación de la empresa Toyota.

“El gobernador Márquez está, prácticamente, robándose una tercera parte de lo que cuestan los terrenos de la Toyota, pero el PAN no se pronuncia en ese sentido, al contrario lo defiende”, apuntó.

Ramírez Marín afirmó que las medidas que ha tomado el PRI en el caso de Duarte de Ochoa no es un movimiento con tintes electorales, sino porque está estipulado en los reglamentos del PRI, quien puede ser expulsado del partido sólo si la Procuraduría General de la República (PGR) determina que cometió un delito.

“Cuando hay señalamientos expresos, es decir, resoluciones de autoridades, el PRI puede quedar en condiciones de decretar la expulsión de cualquiera de sus militantes o cuando éste haya cometido efectivamente actos directamente en contra del partido o haya manifestado su adhesión a otros partidos, en esos casos cabe la expulsión”, comentó.

Indicó que el PRI no está solapando a nadie, ya que ha solicitado a las autoridades que investiguen el caso, ofreciendo el compromiso del partido de no frenar indagatoria alguna.

“Lo que está haciendo el PRI es tratando que los procesos por corrupción tengan como primer elemento la aplicación de la ley, esa es la única manera para que los inculpados no se salgan por la tangente o se escapen por la protección política que se les brinda cuando se ha vuelto un asunto mediático”, sostuvo.