Priistas retan en Sonora: '¡que suelten al tigre!'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Priistas retan en Sonora: '¡que suelten al tigre!'

COMPARTIR

···

Priistas retan en Sonora: '¡que suelten al tigre!'

La mayoría de los asistentes al evento de Meade vistieron de blanco; entre la multitud apenas se vio una bandera del Partido Verde o un logo de NA.

Mariana León / Enviado
03/04/2018
Actualización 30/11/-1 - 0:00

Los jóvenes “pepilleros” que apoyan a José Antonio Meade arengan a las personas con sus pancartas y gritos.

“¡Suelten al tigre!”, se lee en una de sus cartulinas verdes fluorescentes, mientras bailan al ritmo de batucada y esperan al candidato en el ExpoForum de Hermosillo.

Pero no llegan por cientos. Adentro del lugar no se ven las multitudes a las que se ha acostumbrado el PRI, cuando arropan a su candidato.

Los asistentes comenzaron a llegar de a poco desde dos horas antes de que el candidato diera su discurso y llenaron tímidamente la mitad del salón, que había sido cortado por la mitad por una enorme estructura de gradas que hacían que –quien viera desde el escenario– no notara el vacío detrás de los asistentes.

Afuera, algunas mujeres y hombres con camisetas naranja, que apoyan al presidente municipal con licencia (quien ahora va por un puesto en el Senado), Manuel Ignacio Maloro, esperan a su candidato.

El candidato, José Antonio Meade, llega después.

Afuera, bajo el fuerte sol de Sonora, se baja de una gran camioneta blanca, acompañado de Manlio Fabio Beltrones.

Sylvana Beltrones había aparecido media hora antes, cobijada por sus simpatizantes y viendo su rostro ampliado en máscaras gigantes de cartón que la gente ondeó nada más se bajó de su automóvil.

Adentro, entre la gente, no hay chalecos rojos ni matracas ni banderas tricolores.

Tampoco está la gobernadora Claudia Pavlovich, aunque después lo fue a despedir al aeropuerto.

Aquí, Meade Kuribreña no se presenta como el candidato del partido en el poder, es el ciudadano Meade, con sus tres triángulos verde, azul y rojo que tiene como escudo y que simbolizan el “Avanzar juntos”, que es su lema de la campaña.

El exsecretario de Hacienda, acostumbrado a explicar ideas con números, muestra a quienes lo vinieron a ver su presentación digital.

Señala la importancia de la educación, de las finanzas sanas.

Recuerda lo que ha dicho desde su precampaña, que alguien que termina la preparatoria vive cinco años más que alguien que no lo hace y mejora sus ingresos.

Pero sólo logra el aplauso estridente cuando dice que entiende las necesidades de la gente.

En el pasillo, reporteros entrevistan a Manlio Fabio y le insisten si los priistas apoyan realmente a alguien que nunca ha militado en el PRI.

Manlio Fabio dice que sí, pero que el voto de la militancia no le alcanza para ser el próximo Presidente.

Es su segundo día de campaña y Meade continuará viajando en el norte del país, buscando –así como dice Andrés Manuel (y los “pepilleros”)– “soltar al tigre”, pero, también, saltar más de 20 puntos en las preferencias electorales para ganarle a alguien que le lleva más de una década recorriendo el país.