Nacional

PRI pide todo el peso de la ley a explotadores de jornaleros en BCS

Al menos 200 indígenas tarahumaras fueron víctimas de explotación laboral y esclavitud en Baja California Sur, ellos protestan para demandar mejores condiciones de vida y trabajo. 
Víctor Chávez
30 marzo 2015 16:48 Última actualización 30 marzo 2015 17:29
San Quintín

Los jornaleros dijeron que continuarán con el paro laboral hasta que sus demandas sean resueltas. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Todo el peso de la ley debe aplicarse a los responsables de que más de 200 indígenas tarahumaras estuvieran trabajando en condiciones de explotación en Baja California Sur, demandó el el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Heriberto Manuel Galindo Quiñones, del PRI.

“Debe aplicarse todo el peso de la ley. En la comisión fustigamos con toda la energía a los patrones que han infringido la ley, afectando derechos humanos y laborales de los trabajadores, desde luego de los compatriotas tarahumaras que estaban laborando en Baja California, pero en general de todos los seres humanos”, dijo.

El miércoles de la semana pasada, la Cámara de Diputados exhortó a las autoridades federaes y de los estados de Baja California y Baja California Sur que resuelvan los conflictos con jornaleros agrícolas, supervisen sus condiciones laborales y sancionen a responsables de violar sus derechos humanos.

El Pleno aprobó, en votación económica, un acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) sobre la situación de los trabajadores agrícolas en esa península.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) rescató recientemente a más de 200 indígenas tarahumaras que laboraban en condiciones de explotación e infrahumanas en Baja California Sur, los cuales fueron reclutados en Creel, Chihuahua, por la empresa Corporativo El Cerezo Sociedad Agrícola.

Posteriormente, trabajadores agrícolas suspendieron labores y se manifestaron en demanda de mejores condiciones laborales.

En entrevista, Galindo Quiñones consideró flagrante y de lesa humanidad una actitud explotadora de vil esclavitud, en la que sobreviven compatriotas, trabajadores estacionales del campo en Baja California.

Celebró que la STPS haya tomado cartas en el asunto y destacó que desde la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados se continuará señalando las violaciones a ley y se exigirá su aplicación en relación con las condiciones infrahumanas en las que viven algunos trabajadores del campo.

“Quien infrinja la ley debe ser castigado con todo el peso de la misma y debemos apoyar a los trabajadores asalariados del campo, a los trabajadores estacionales o temporales, en todos sus derechos. Deben tener escuela, habitaciones, servicio médico, seguro social, Infonavit, así como sus derechos a salvo. Deben ser transportados como seres humanos y no como animales”, puntualizó.