Nacional

PRI pide gobiernos honestos

La secretaria general del tricolor comentó ante jóvenes de la Escuela de Cuadros del PRI que los políticos deben de desempeñarse con pasión, decencia y honradez.
Nayeli Cortés
24 julio 2016 16:11 Última actualización 24 julio 2016 16:11
Carolina Monroy

(Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- En medio de las acusaciones sobre actos de corrupción cometidos por gobiernos priistas como el de Veracruz, la secretaria general del tricolor, Carolina Monroy, reiteró que el partido debe garantizar la honestidad de los gobiernos emanados de sus filas.

Ante jóvenes de la Escuela de Cuadros del PRI consideró que los políticos deben dignificar su profesión y ejercerla con absoluta responsabilidad".

"Los políticos deben emocionarse con su trabajo, desempeñarse con pasión y ética, eso significa hacer siempre lo correcto, tomar decisiones en conciencia, decencia y honradez”, puntualizó, según un comunicado distribuido por el PRI.

Agregó que el país requiere "políticos ejemplares" y que cuando un servidor público se corrompe "lastima al partido y al resto de la militancia.

"Un político viaja con su honorabilidad, esa no se queda en la oficina, porque el prestigio no retoña, afirmó.

Desde que asumió la presidencia del partido de forma interina, Monroy del Mazo criticó la conducta del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien promovió una serie de reformas para evitar que el gobierno que lo sucederá (y que será encabezada por un panista) pudiera sancionarlo.

Sobre las acciones desarrolladas por Duarte de Ochoa, Monroy afirmó que eran "éticamente incorrectas".

Cuando Enrique Ochoa asumió la presidencia del PRI, aseguró que el partido señalaría los actos de corrupción de sus militantes e, incluso, apoyaría la destitución de quienes los cometieran.

Se comprometió a su vez a crear una comisión anticorrupción que atendiera ese tipo de casos.

El jueves pasado, Armando Barajas, consejero político nacional, solicitó a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, suspender los derechos políticos y, en su oportunidad, expulsar a Javier Duarte y a los gobernadores de Chihuahua y Quintana Roo, quienes también han sido señalados por la Auditoría Superior de la Federación por registrar irregularidades en el manejo de recursos públicos.