Nacional

Presuntos homicidas del sacerdote no serían militares: procurador de Michoacán

José Martín Godoy  dijo que el asesinato de cura José Alfredo López fue porque existió una discusión acalorada con sus victimarios en la casa parroquial de Janamuato.
Corresponsal Arturo Estrada
04 octubre 2016 8:25 Última actualización 04 octubre 2016 8:26
El cuerpo sin vida del sacerdote José Alfredo López Guillén fue hallado sin vida la noche del sábado. (Quadratin / Archivo)

El cuerpo sin vida del sacerdote José Alfredo López Guillén fue hallado sin vida la noche del sábado. (Quadratin / Archivo)

MORELIA.- El procurador de Justicia de Michoacán, José Martín Godoy Castro, dijo no tener conocimiento de que los presuntos homicidas del sacerdote de Janamuato, José Alfredo López Guillén sean militares.

"No tengo conocimiento que sean militares", comentó.

Agregó que tanto Vicente como Francisco cometieron el asesinato en calidad de particulares, aunque reconoció que todavía no están confesos, ya que aún no han emitido sus declaraciones.

 Dijo que la procuraduría de Michoacán logró acreditar al juez la probable responsabilidad de los presuntos asesinos, identificados como Vicente y a Francisco, "tienen soporte y evidencias", lo cual permitió que se emitieran las órdenes de aprehensión.

Precisó que el juez en materia penal tiene como plazo 72 horas para determinar si vincula a proceso penal a los dos presuntos homicidas.

En entrevista con Televisa, Godoy Castro explicó que la procuraduría tiene también un plazo estimado de cuatro meses para presentar pruebas complementarias.

Reiteró que el asesinato de cura José Alfredo López fue porque existió una discusión acalorada con sus victimarios en la casa parroquial de Janamuato.

Además, reconoció que las investigaciones establecen que entre los presuntos asesinos y el párroco "se conocían y tenían relación amistosa, pero tuvieron diferencias que generó violencia".

Precisó que el cura fue asesinado de cuatro balazos en un predio denominado El Guayabal, ubicado en la carretera Puruándiro-Zináparo.

El cura fue localizado la noche del sábado 24 de septiembre sin vida, en un paraje del predio denominado Las Guayabas, ubicado en la carretera Puruándiro-Zináparo.