Nacional

PRD propone prohibir que parientes y cónyuges de funcionarios dirijan
al DIF

La propuesta sugiere que el director general del DIF tendrá que ser un ciudadano mexicano, mayor de treinta años de edad, con título expedido por la Secretaría de Educación Pública. 
Víctor Chávez
13 diciembre 2015 20:31 Última actualización 13 diciembre 2015 20:31
Oficina del DIF en Iguala. (Natividad Ambrocio)

Oficina del DIF en Iguala. (Natividad Ambrocio)

CIUDAD DE MÉXICO.- El grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados propuso modificaciones a la Ley de Asistencia Social, para prohibir que cónyuges o parientes consanguíneos –hasta en cuarto grado, por afinidad o civiles- del Ejecutivo, secretarios o subsecretarios de Estado, puedan fungir como director general o integrantes del Consejo Ciudadano Consultivo del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

En la propuesta sugiere que el director general del DIF tendrá que ser un ciudadano mexicano, mayor de treinta años de edad, con título expedido por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en materia administrativa y experiencia probada en asistencia social, mismo que será designado, y en su caso removido, por el presidente de la República.

De aprobarse la iniciativa -que impulsa la diputada Olga Catalán Padilla- los integrantes del consejo -facultados para emitir opiniones y recomendaciones sobre políticas y programas nacionales, apoyar actividades y contribuir a la obtención de recursos que permitan el incremento de su patrimonio- tendrán que cumplir con las mismas características de quien funja como director; además, de que no percibirán retribución o compensación alguna y serán seleccionados entre los sectores público y privado.

El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia fue creado en enero de 1977, con el objetivo de dictar las normas y coordinar los esfuerzos públicos y privados en materia de asistencia social, considerada una responsabilidad del Estado.

Entre los servicios que el DIF presta, destacan: asistencia jurídica y de orientación social a niñas, niños, jóvenes, adultos mayores, personas con alguna discapacidad, madres adolescentes y solteras, indigentes, indígenas migrantes o desplazados, y todas aquellas personas que por distintas circunstancias no puedan ejercer plenamente sus derechos.