Nacional

PRD cambia de presidente en un ambiente frío y formal

El exlíder del sol azteca, Carlos Navarrete, le dio un tour por las oficinas al nuevo dirigente del PRD, Agustín Basave; uno por uno pasaron cargados de papeles, para rendir informes al nuevo jefe.
Héctor Gutiérrez
10 noviembre 2015 0:42 Última actualización 10 noviembre 2015 5:0
Carlos Navarrete dejó la presidencia del PRD en manos de Agustín Basave. (Cuartoscuro)

Carlos Navarrete dejó la presidencia del PRD en manos de Agustín Basave. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Sólo pasaron unos minutos antes de que los titulares de las secretarías del PRD empezaran a desfilar por la oficina del nuevo líder del sol azteca, Agustín Basave. Pasaban, uno por uno, cargados de papeles, para rendir informes al nuevo jefe.

El teléfono de la oficina no dejaba de sonar (“llaman para felicitarlo”, diría la discreta secretaria).

Fue el clásico día de oficina para quien se presenta por primera vez: muchas llamadas telefónicas, muchas personas haciendo antesala para expresarle sus respetos (o quizás para que no los olvide ahora que es el jefe), mucha incertidumbre ante la imposibilidad de descifrar el carácter y la forma de mandar dentro del partido.

Agustín Basave empezó la jornada desde temprano. Tuvo cita a las siete y media de la mañana en Televisa, para pasar en el noticiero de Carlos Loret de Mola. Habló de la corrupción en su partido. Dijo que ésta no se tolerará.

Desde las diez de la mañana, Carlos Navarrete, el exlíder nacional del sol azteca, ya lo esperaba para terminar de afinar los detalles de la entrega-recepción del mando.

Los dos entraron a las oficinas de la presidencia nacional, ubicadas en el edificio de Benjamín Franklin, número 84, y Navarrete le dio un tour (que realmente no duró mucho más de dos minutos, pues la oficina es bastante pequeña) para luego, siempre en un ambiente de formalidad absoluta, charlar “en lo que llegan los papeles”.

Minutos después llegó Rosario Rosales, la actual secretaria de Finanzas y, para no hacerle el cuento largo –pues traía consigo un montón de papeles–, sólo leyó las partes sustanciales del acta a Basave y le dejó todo lo demás para que lo revisara “en cuanto tenga tiempo”.

Este acto no duró de 30 minutos. Ambos firmaron el acta y después Navarrete y Rosales salieron de la oficina, no sin dejar pasar la ocasión y tomarse unas fotos (ambos muy sonrientes) “para los periodistas y para nuestros registros”.

Todas las notas NACIONAL
PRD aprobará hoy alianza con el PAN
Aristegui y sus colaboradores, espiados desde 2015: Camarena
AMLO promete que, si gana la presidencia, eliminará el espionaje
México y el mundo desfilan por la comunidad LGBT
Eva Cadena asistirá a debate sobre su desafuero
Harán peritaje a Centro de Iniciación Musical de Oaxaca
Empresas deben ‘salir del clóset’: Google
"Un gobierno que se contradice a sí mismo no es confiable", coinciden expertos en La Nota Dura
Me preocupó llamada de Presidencia: periodista de NYT
Hay posibilidad de que guatemaltecos reciban asilo en Campeche
César Duarte no compareció ante juez en Chihuahua
Sinaloa reforzará vigilancia con drones
Gobierno de Graco acusa al 'Cuau' de 'auto-robarse'
Paso de inmigrantes por México baja ante 'fenómeno Trump'
UNAM exige investigación sobre la presunta operación de cártel en CU
Explosión de cohetones dejan un muerto en Acambay, Edomex
Pemex tendrá que pagar los daños por incendio en refinería: Murat
César Duarte deberá comparecer este viernes en Chihuahua
España aprueba extradición de socio de Javier Duarte
Reabren autopista México-Querétaro tras atender fuga de gas
Más control al usar software de espías, reclama la ONU
La respuesta de México a Trump: sí hay violencia pero no somos el segundo lugar del mundo
Margarita y Moreno piden acelerar reglas para tener candidato
Reto para 2018, elecciones transparentes, indica la IP
Maduro, a la ofensiva: “en México no hay libertades”