Nacional

Policías municipales de Veracruz, en la mira por desapariciones y abusos

La realidad de los cuerpos policiacos locales se encuentra entre señalamientos por delitos, recomendaciones de derechos humanos, la falta de recursos, y falta homologación de mandos. 
Iván Sánchez/Corresponsal
28 marzo 2016 12:25 Última actualización 28 marzo 2016 12:48
Policías Veracruz

Los policías municipales han sido acusados de participar en casos de desaparición forzada. (Archivo/Cuartoscuro)

VERACRUZ.- En Veracruz y en sus 212 municipios existen más de un centenar de corporaciones de policía municipal que son señaladas de violentar el derecho a la libertad personal (detención ilegal), a la integridad física (lesiones) o incluso en algunas ocasiones por participar en casos de desaparición forzada.

Las fuerzas del orden municipales, junto a la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, encabezan la lista de recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la cual ha emitido al menos 13 recomendaciones contra distintas corporaciones municipales, como las de Papantla, Agua Dulce, Paso del Macho, Teocelo, entre otras.

Un ejemplo de las acusaciones que existen en contra de policías municipales es la desaparición de tres jóvenes en Papantla: Jesús Alan Ticante Olmedo, Luis Humberto Morales y Alberto Uriel Pérez. De acuerdo con testimonios, después de un operativo de la corporación se desconoce su paradero.

Muchas de las policías municipales no cuentan con recursos suficientes para realizar su labor. En algunos ayuntamientos se pueden observar patrullas carcomidas por el óxido y otras unidades están paradas ante la falta de combustible. 

EL MANDO ÚNICO ¿UNA SOLUCIÓN?

En diciembre del 2011 se inició con la implementación del modelo de Mando Único cuando el gobierno estatal extinguió la policía intermunicipal Veracruz-Boca del Rio y entregó las tareas de seguridad a la Policía Estatal y la Policía Naval, que responden al mando conformado por Secretaria de Seguridad Publica estatal y la Secretaria de la Marina.

Desde entonces, distintas han sido las voces que se han pronunciado a favor de su implementación en todos los municipios, sin embargo por diferentes circunstancias no se ha concretado.

De acuerdo con el titular de la Secretaría Ejecutiva y del Consejo Estatal de Seguridad Pública (SECESP), Juan Antonio Nemi Dib, en Veracruz existen aproximadamente 170 municipios que conservan el control de las policías, mientras que otros experimentan un control mixto pues los comandantes son de la SSP, pero los elementos pertenecen al municipio; unos más son vigilados exclusivamente por la Policía Estatal y en aproximadamente siete alcadías el control ha sido entregado a la Policía Naval.

En entrevista para El Financiero, Nemi Dib explicó que el ingreso de los policías municipales al Mando Único debe ser voluntario pues la ley federal que podría obligarlos no ha sido aprobada.

Asimismo en entrevistas anteriores con distintos medios de comunicación el titular de la dependencia expresó que hay falta de interés de algunos alcaldes para capacitar a policías municipales en el nuevo sistema penal acusatorio, argumentado otras prioridades.

“Es una decisión de los ayuntamientos con base en su estatuto legal, transferir el Mando Único o no, o conservar la autoridad sobre las fuerzas policiales”, declaró el entrevistado.

Al respecto, el diputado local de la Comisión de Seguridad, José Ramon Gutiérrez de Velasco, acusó que la negativa a entregar el control de las policías municipales se debe a que las utilizan para sus propios intereses o desean conservar los recursos que la federación entrega a los municipios para la seguridad.

Detalló que las policías municipales se mantienen, principalmente, en poblaciones pequeñas o medianas, pues las principales ciudades ya han sido ingresadas al Mando Único.

“Problemas de indisciplina, problemas porque los alcaldes utilizan a los policías como emisarios personales o porque meten a trabajar de policías a sus amigos, no tienen la capacitación para ejercer esta profesión, (…) para muchos alcaldes la policía se convierte en un coto de poder, a veces hasta un coto de negocio”, sentenció.

Un ejemplo de ello fue el municipio de Medellin de Bravo, donde la policía municipal fue acusada de haber sido cómplice en el secuestro y asesinato del reportero Moisés Sánchez Cerezo por órdenes del entonces alcalde Omar Cruz en enero del año pasado.

Gutiérrez de Velasco aseguró que la implementación del Mando Único bajo el control de la Policía Estatal podría ser una solución a los señalamientos de abusos.

ESQUEMA MIXTO, PROPUESTA DE LA FEDERACIÓN

De acuerdo al senador Fernando Yunes Marquez, la implementación del Mando Único bajo control de la SSP estatal no sería una solución pues los policías estatales también son señalados de desapariciones forzadas o agresiones, como en el caso de los cinco jóvenes desaparecidos en enero pasado en Tierra Blanca.

Expresó que aplicación del Mando Único en Veracruz ha sido un fracaso pues los índices de inseguridad siguen a la alza, principalmente los relacionados en delitos de alto impacto, a pesar de que en muchos municipios la seguridad está a cargo de la Policía Estatal.

Comentó que desde la Federación y el Congreso de la Unión se está trabajando en un modelo de policía mixta que permita una mayor operatividad y al mismo tiempo transparencia en los diferentes cuerpos de seguridad.

“Creo que lo que tenemos que hacer, y a nivel nacional lo estamos haciendo, es buscar un esquema mixto donde no solamente haya una sola policía que actué, sino que sean varias, (…) el hecho de que haya una sola policía no garantiza transparencia, no garantiza que sea una policía capacitada, pero sobretodo no garantiza que sea una policía honesta”, detalló.

El senador dijo que la iniciativa propone dar el control de las policías municipales a los ayuntamientos que cumplan ciertos requisitos y que demuestren poder controlar a las fuerzas del orden.

Los municipios que no cumplan con los requisitos deberán entregar el control a las fuerzas estatales, las cuales al mismo tiempo deberán cumplir con parámetros de preparación y confiabilidad.

Agregó que al mismo tiempo en los estados que se demuestre que las corporaciones estatales están infiltradas por la delincuencia, como según a su parecer sucede en Veracruz, se deberá permitir la entrada de la Policía Federal y otras agrupaciones en las labores de vigilancia.