Nacional

Pide Yunes que poder legislativo reduzca su presupuesto a la mitad

Miguel Ángel Yunes hizo un llamado al poder legislativo para reducirse su presupuesto en un cincuenta por ciento el cual se obtendría un ahorro de aproximadamente 350 millones de pesos anuales. 
Corresponsal Iván Sánchez 
15 marzo 2017 16:55 Última actualización 15 marzo 2017 16:55
yunes

yunes

XALAPA.- Ante la negativa de los diputados locales del PRI y Morena para reestructurar la deuda del gobierno del estado de Veracruz, el gobernador hizo un llamado al poder legislativo para reducirse su presupuesto en un cincuenta por ciento.

Expresó que con ello se lograría un ahorro de aproximadamente 350 millones de pesos anuales, lo que resulta sumamente importante ante la situación de crisis financiera que actualmente se enfrenta en Veracruz.

Señaló que al haber negado la modificación de los plazos de pago de los créditos que Veracruz tiene contratados, en poco meses se corre el riesgo de que no existan recursos suficientes para pagar a los empleados gubernamentales.

Dijo que por ello también el poder ejecutivo esta haciendo ajustes a su gasto, además de los que ya se hicieron desde el mes de diciembre, cuando se realizó el cambio de gobierno.

“Vamos a pedir al Poder Legislativo que haga un ajuste en su propio gasto, hoy 50 diputados le cuestan al presupuesto del gobierno de Veracruz casi 700 millones de pesos al año, eso es lo que cuesta el funcionamiento del Congreso del Estado, le vamos a pedir al Congreso del Estado que ajuste a la mitad su presupuesto, para que podamos ahorrar más de 350 millones de pesos”, declaró.

Detalló que al no aprobarse la reestructuración se pagan 2 millones y medio de pesos diarios por sobretasa a las instituciones financieras con las que se tiene contratada la deuda, además de los 20 millones de pesos diarios que se pagan para amortizar la deuda.

Añadió que las condiciones establecidas en las deudas son imposibles de cumplir para el actual gobierno, como sería mantener la calificación crediticia en el nivel más alto, cuando actualmente es de B-, diez veces más baja que lo pactado.

Sentenció que si no existe reestructuración de la deuda, dadas las condiciones de los créditos, en el mes de julio la Secretaría de Hacienda tendrá que retener más del 70 por ciento de las participaciones federales para realizar pagos adelantados.

Para el mes de agosto, la retención de las participaciones federales llegaría al 100 por ciento dejando al gobierno estatal sin recursos para operar.

“¿Que sucederá si no logramos reestructurar nuestra deuda? lo que va a suceder es que se adelantarán los pagos de los créditos y muy probablemente en muy pocos meses tendríamos ya detenidas las participaciones federales”, declaró.

Yunes Linares puntualizó que hasta el momento no se ha tomado ninguna decisión concreta sobre las acciones que se deberán de tomar para enfrentar la crisis, sin embargo dijo que se analizan todas las posibilidades.

Insistió en que los diputados deben recular en su postura y volver a votar la reestructuración para que Veracruz no enfrente las dificultades antes señaladas.
Agregó que una de las posibilidades que se analizan es buscar una negociación con la banca sin la autorización del Congreso, aunque admitió que estará limitado dado que no podrán ampliarse los plazos de pago al no contar con el permiso de los legisladores.