Nacional

PGR investiga si 20 policías en Los Mochis protegieron a 'El Chapo'

La Procuraduría General de la República investiga a policías de Ahome, Sinaloa, por presunta protección a Joaquín 'El Chapo Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa.
Davis Saúl Vela/ Enviado Especial
12 enero 2016 0:0 Última actualización 12 enero 2016 5:0
Chapo

Joaquín 'El Chapo' Guzmán en el momento de su traslado. (Cuartoscuro)

LOS MOCHIS.- Policías de Ahome, Sinaloa, están bajo investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) por presunta protección a Joaquín Chapo Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa, detenido el pasado viernes en el poblado de Los Mochis, de este municipio.

“La casa donde cayó este delincuente está a unas calles de las casas de la madre del gobernador, cerca de la casa del secretario de Gobierno, del alcalde e incluso de una base de la Policía Ministerial”, señalaron autoridades de la PGR.

“Se está investigando ya al personal de la Municipal, alrededor de 20 elementos, hay que saber por qué nunca se enteraron que acá se escondía el Chapo Guzmán, tienen que explicarlo”, advirtieron.

Gente de la PGR señaló que en el fraccionamiento Las Palmas, donde fue detenido el capo, viven políticos, artistas locales y deportistas; así como Eva Valdés, viuda de López, madre del gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez.

La casa donde se hizo el operativo para capturar a Guzmán Loera es de dos plantas, tiene una fachada discreta en color blanco, se ubica en el Boulevard Jiquilpan, uno de los principales de Los Mochis, y aún le estaban haciendo arreglos.

Vecinos de la zona aseguraron que durante muchos años esa casa estuvo abandonada.

“Sus propietarios, una familia de estadounidenses, vendió la propiedad y sus nuevos dueños la dejaron abandonada hasta hace poco que comenzaron a remodelarla”, dijo Héctor Terrazas, quien es residente de la zona donde vivía Guzmán.

Detallaron que el lugar es muy vigilado porque ahí, en el número 1601 de la calle de Río Baluarte, esquina con Cocoteros, vive la madre del gobernador. “Todos la conocen, es una persona de edad, pero muy amable”, dijo Juan Espino, otro vecino.

El Financiero
pidió hablar con la mujer pero uno de sus escoltas dijo que no hay posibilidad de una entrevista.

Dijo que aunque la mujer “es un pan de Dios” no puede atender a los medios debido a que padece del corazón y todo lo que está pasando alrededor de su casa “la tiene muy nerviosa”. Los policías aún no declaran ante la PGR y se espera que en los próximos días lo hagan.