Peña inició bien pero acabó deplorable, dice Zambrano
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Peña inició bien pero acabó deplorable, dice Zambrano

COMPARTIR

···

Peña inició bien pero acabó deplorable, dice Zambrano

'Con su VI y último Informe de Gobierno, Enrique Peña Nieto termina de manera lastimosa una administración que había comenzado con grandes reformas', afirmó el perredista.

Víctor Chávez
03/09/2018
Jesús Zambrano.

El expresidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, uno de los firmantes del llamado Pacto por México, justificó que el presidente Enrique Peña “inició muy bien su gobierno, pero concluyó de manera lastimosa y deplorable”.

En entrevista, el exdiputado federal perredista –duramente criticado por diversos actores de su propio partido y de Morena por sus acuerdos con el actual gobierno- argumenta que “con su VI y último Informe de Gobierno, Enrique Peña Nieto termina de manera lastimosa una administración que había comenzado con grandes reformas, avaladas por las tres principales fuerzas políticas del país a través del llamado 'Pacto por México'”.

“Sin embargo, fue incapaz de aterrizarlas adecuadamente, pues trató a muchas de ellas 'con las patas', y debido a su complicidad con los grandes poderes fácticos y la corrupción echó abajo las expectativas que pudieron haberse conseguido en favor de los mexicanos”, acusa.

Afirma que las llamadas reformas estructurales, que fueron avaladas por el PRI, PAN y PRD, “fueron impulsadas desde la oposición de una izquierda democrática, cuyas banderas siguen más vigentes que nunca, y habrá que esperar a lo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador haga con su discurso hacia el Pacto por México, mismo al que llegó a llamar, el 'Pacto contra México', porque ahora está reconociendo que se trató de reformas positivas”.

“Ninguna de las reformas más importantes del Pacto por México serán echadas para atrás porque son positivas para el país; otra cosa es que el gobierno de Peña Nieto haya tratado a muchas de ellas, con las patas y así está terminando, ésos son los cobros que le hizo la gente en las elecciones del pasado primero de julio”, expone.

Remarca que “no es verdad que, como señalan algunos priistas, ‘la gente haya votado por lo que no se hizo’, sino por las cosas que se hicieron mal”, expresa.

Estima que lo que pasó el 1 de julio pasado es que “fue un voto de castigo contra este gobierno, que pudo haber salido avante, pudo haber generado mejores condiciones, de no haber regresado a ponerse de rodillas ante los poderes fácticos, tanto los de ‘cuello blanco’, como los de las bandas delictivas y, sobre todo, por la corrupción que terminó siendo, en los hechos, su arma mortífera”.

“Si a eso le sumamos la incapacidad del gobierno para enfrentar a los cárteles, a las bandas delictivas, así como el manejo inadecuado de una estrategia de combate a la inseguridad que, buscando o queriendo resolver estos problemas, terminó metiendo más al Ejército donde no debía, sin dejar de lado que impulsó una Ley de Seguridad Interior violatoria de Derechos Humanos y de libertades individuales. Todo esto terminó castigándolo la gente”, recalca.

Ahora –subraya- “no sólo la corrupción, que se niegan a reconocer, sigue campeando en el gobierno que está por terminar, sino también la violencia, la inseguridad y la falta de ingresos suficientes, que siguen deteriorando el poder adquisitivo de la mayoría que, en cambio, ve a los corruptos o dueños de cárteles de la delincuencia organizada, como los que se benefician. Por eso la ciudadanía terminó castigando a Peña Nieto”.

Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.