Nacional

Dan malletazo de arranque del nuevo sistema de justicia penal

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Ministro Luis María Aguilar, dio el malletazo simbólico de la entrada en vigor del nuevo sistema de justicia penal, en una ceremonia encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto. 
Eduardo Ortega
18 junio 2016 0:40 Última actualización 18 junio 2016 0:59
Peña

Peña (Tomada de @PresidenciaMX)

CIUDAD DE MÉXICO.- Al filo de la media noche, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el ministro Luis María Aguilar Morales, acompañado del presidente de la República, dio el malletazo simbólico de la puesta en marcha en todo el país del nuevo sistema de justicia penal adversarial.

En el acto realizado en la explanada del Altar de la Patria, los representantes de la Unión firmaron un acuerdo para la consolidación del nuevo sistema de justicia penal; además se canceló el timbre postal “2016, Nuevo Sistema de Justicia Penal”.

Para que el nuevo sistema de justicia penal adversarial tenga éxito, el presidente Enrique Peña Nieto llamó a todos los Poderes de la Unión, gobiernos locales, academia y a la sociedad civil a asumir su corresponsabilidad para "superar las fallas".

Aseveró que los cambios estructurales que requiere México sólo pueden concretarse con una auténtica visión de Estado, llenado más allá de diferencias políticas, calendarios electorales y periodos de gobierno.

"En la fase de consolidación que hoy inicia requeriremos igualmente de la voluntad, el compromiso y el trabajo de Estado en su conjunto", indicó.

De acuerdo con el mandatario, para que el nuevo sistema funcione bien es indispensable contar con mecanismos efectivos de evaluación y monitoreo.

"En el gobierno de la República tenemos la determinación de ajustar donde haya que hacerlo y de cambiarlo, donde sea necesario para que nuestras instituciones de seguridad y procuración de justicia estén acordes con esta transformación", agregó.

De acuerdo con el Ejecutivo, el nuevo sistema de justicia penal costó 21 mil millones de pesos, de los cuales el 89 por ciento se ejerció en su administración

En su oportunidad, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el ministro Luis María Aguilar Morales, consideró que no se pueden echar las campanas al vuelo, porque la realidad está ahí con todos sus desafíos, sus necesidades y complejidades.

"Qué mal haríamos en suponer que hemos terminado, qué engañoso sería decirle al los gobernados que el sistema de justicia ya está resolviendo todos sus problemas. Más que decir ha hemos cumplido con transformar nuestro sistema de justicia, debemos pensar que ya hemos detenido la inercia histórica de una forma de impartición y procuración de justicia

TRANSFORMACIÓN HISTÓRICA

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, consideró que el sistema de justicia penal adversarial representa una transformación histórica.

"A ocho años de ser aprobada la reforma constitucional y a minutos de que entre en vigor el nuevo sistema de justicia penal los hechos demuestran que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto es un gobierno comprometido con la justicia, que sabe hacer a un lado las diferencias para avanzar en las coincidencias, que no actúa sólo pensando en las coyunturas sino en el proyecto de país", dijo.

De acuerdo con el responsable de la política interna del país, en la etapa que viene "se seguirá trabajando tal y como usted nos lo ha instruido, convocando a la unidad para hacer un mismo frente ante las tareas nacionales, de manera coordinada para generar los resultados que la sociedad merece".

"Concretar la reforma al sistema penal, además de un mandato constitucional, es una gran oportunidad, la oportunidad de contar con un sistema que actúe de forma efectiva y transparente para castigar a los culpables y proteger a las víctimas."

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Edgar Elías Azar, dijo que el nuevo sistema de justicia penal está en marcha "pese a algunos exceptivos críticos prematuros".

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, expresó su confianza de que la oralidad pueda dotar al sistema penal de mayor transparencia, agilidad y certeza en el ejercicio de juzgadores y servidores públicos, que se ocupe de las víctimas, anteponga la presunción de inocencia, el respeto estricto el debido proceso y a los derechos humanos.

"Está claro pues que para alcanzar esto será necesario continuar trabajando juntos de manera coordinada para lograr un modelo de sistema penal que verdaderamente sea útil para la gente, que realmente le sirva a los más vulnerables, que pueda dar respuesta a los más enojados por la impunidad, por la corrupción, una corrupción que logra quitar la venda a quien sostiene la balanza de la justicia", aseveró.

Ante las críticas de analistas y medios de comunicación que ponen en duda la eficacia del nuevo sistema, el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, dejó en claro que con todo y los programas que puedan asomarse, lo nuevo es infinitamente superior a lo anterior.

"Por ello hay que estar atentos y vigilantes para que progresivamente y de manera sostenida, el nuevo sistema dé los resultados de justicia que el pueblos mexicanos espera y necesita con especial urgencia, sólo así contribuiremos a superar la crisis de credibilidad de la sociedad en las instituciones de la República", añadió.

El presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, señaló que el nuevo sistema es mucho más exigente para las autoridades que el anterior, porque no da coartada a la insuficiencia institucional, a la ineficacia, a la falta de probidad o a la determinación de una justicia por impartir justicia.