Nacional

Integrantes del PAN también fueron espiados, según Citizen Lab

La organización que monitorea internet Citizen Lab presentó un informe señalando que el presidente del PAN, Ricardo Anaya, además de Roberto Gil Zuarth y Fernando Rodríguez Doval fueron blanco del ataque que afectó a varias organizaciones.
AP
29 junio 2017 7:55 Última actualización 29 junio 2017 9:11
Ricardo Anaya. (Cuartoscuro/Archivo)

Ricardo Anaya. (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- El escándalo de espionaje en México contra periodistas y activistas de derechos humanos creció cuando varios expertos confirmaron que miembros del Partido Acción Nacional (PAN) fueron blanco de la misma tecnología de punta desarrollada en Israel y vendida exclusivamente a gobiernos.

Después de que surgió el escándalo la semana pasada, el PAN pidió al Citizen Lab de la Universidad de Toronto, una organización que monitorea internet, que investigara los mensajes sospechosos que llegaban a sus celulares.

Citizen Lab presentó un informe señalando que el presidente del partido, Ricardo Anaya, su portavoz y el líder del grupo en el Senado fueron blanco del ataque.

El PAN dijo la semana pasada que sospechaba que sus líderes habían sido objeto de espionaje, después de que varios de ellos recibieran mensajes de texto con enlaces a los mismos dominios utilizados en los intentos de infectar celulares con el software Pegasus de la firma israelí NSO Group. La compañía dice que solo vende su producto a gobiernos y únicamente para su uso contra delincuentes y terroristas.

“Este caso deja totalmente claro que NSO se ha utilizado de forma amplia e imprudente contra una parte de la política y la sociedad civil mexicana”, dijo el coautor del reporte, John Scott-Railton. “Una vez más, vemos software de espionaje ‘exclusivo para gobiernos’ utilizado para lo que parecen fines políticos”.

“Conforme siguen apareciendo casos, está claro que este no es un caso aislado de uso indebido, sino una operación continuada que duró más de un año y medio”, añadió.

El PAN es el partido de los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón. El reporte dice que el líder del Senado, Roberto Gil Zuarth recibió tres mensajes en junio de 2016 con enlaces diseñados para instalar de forma desapercibida el software Pegasus de NSO en su celular.

Como en otros intentos contra periodistas y defensores de derechos y de los consumidores, los mensajes intentaban llamar la atención de las víctimas con cebos como un artículo que les mencionaba o la afirmación de que un amigo o conocido había muerto. En el caso de Gil Zuarth, era sobre un artículo que lo mencionaba. Otro era sobre un deceso.

El presidente panista, Ricardo Anaya, recibió un mensaje en esa misma época. Aproximadamente un mes más tarde, el vocero del partido, Fernando Rodríguez Doval, recibió un mensaje. Para el funcionario, esto es propio de un régimen autoritario.

Aunque el informe no llegaba a conclusiones concretas sobre quién era responsable de la trama, señaló que en la época en la que se atacaron los celulares de las víctimas se estaba debatiendo una legislación anticorrupción en el Congreso.

El 19 de junio, Citizen Lab reportó que aunque no tenía pruebas concluyentes de la participación del gobierno en el envío de 76 mensajes de texto a 12 destacados activistas y periodistas, los afectados estaban investigando al gobierno o son muy críticos de éste; algunos habían denunciado casos de corrupción.

En una rueda de prensa el 21 de junio, Anaya dijo que ninguno de los tres había hecho clic en los enlaces por precaución.

“Lo que sí está claro es que sí intentaron descargar este spyware en nuestros teléfonos para espiarnos”, afirmó. “Es absolutamente inaceptable”.

“Condenamos enérgicamente esta forma de espionaje”, dijo, afirmando que “vamos a ir hasta las últimas consecuencias en este caso” para asegurar que los responsables son castigados.

Pegasus es un producto de la firma israelí NSO Group que se utilizó para ataca los celulares de personas que investigaban o criticaban al gobierno de México, señaló Citizen Lab. El centro dijo no haber encontrado pruebas concluyentes de la implicación del gobierno.

El software convierte un celular en un dispositivo espía y permite activar el micrófono y la cámara a distancia, además de acceder a todo el contenido almacenado dentro.

El presidente Enrique Peña Nieto ha rechazado las acusaciones de que su gobierno era responsable de la trama y prometido una investigación.

El Centro Miguel Agustín Pro Juárez, un destacado grupo defensor de los derechos humanos que ha investigado varios casos importantes de derechos humanos, ha dicho que sus empleados también fueron blanco del ataque. Otros objetivos fueron los reputados periodistas Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola.

En febrero Citizen Lab y sus socios publicaron un reporte donde detallan cómo expertos en alimentación y activistas contra la obesidad también fueron blanco de Pegasus.