Nacional

PAN vuelve a condicionar reformas

Ricardo Anaya Cortés, líder nacional del Partido Acción Nacional, llamó a su partido a no dejar pasar reformas en materia de seguridad o anticorrupción hasta que no se dé un amplio debate. 
Rivelio Rueda
06 diciembre 2015 17:39 Última actualización 06 diciembre 2015 17:39
Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN. (Cuartoscuro)

Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXOCO.- A unos días de que termine el periodo ordinario de sesiones en el Congreso de la Unión, el presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya Cortés, instruyó a los legisladores panistas a no dejar pasar reformas en materia de seguridad o anticorrupción hasta que “no se dé un amplio debate en esos temas”.

Fernando Herrara Ávila, coordinador de los senadores de ese partido, informó que su dirigente nacional recomendó que antes de aprobar las reformas piense que “los políticos tenemos que demostrar, mediante el debate, que sabemos a dónde debe ir el país, indicó.

En cambio; el líder de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, señaló que el grupo parlamentario que encabeza insistirá en propiciar acuerdos con todas las fuerzas políticas.

“Reiteramos nuestra convicción y compromiso de seguir acompañando al presidente Enrique Peña Nieto en la transformación de nuestro país, tal como lo hicimos durante los primeros tres años de su mandato constitucional, convencidos del proyecto, pero sobre todo por la decisión que el Ejecutivo ha mostrado, al combatir la pobreza y generar mejores condiciones de vida”, apuntó el priista.

En tanto, el líder de los senadores del PAN adelantó que su bancada “han hecho suya y promoverán con decisión la iniciativa del dirigente nacional, Ricardo Anaya, ya presentada formalmente en la Cámara de Diputados, para establecer debates obligatorios entre presidentes de partidos y candidatos a la Presidencia de la República”.

Argumentó que “los cambios a la ley electoral y de partidos políticos planteados por el PAN incluyen, además de la obligatoriedad de los debates periódicos, sanciones al candidato o dirigente nacional partidista que no acuda a debatir, ya que su presencia sería indelegable”.

Fernando Herrera subrayó que ese instituto político “asume el reto de debatir y dar la cara a los ciudadanos, porque coincide con las nuevas generaciones de políticos de que el diálogo permanente, la comunicación y la rendición de cuentas con y ante los ciudadanos es una obligación ineludible”.