Nacional

PAN insiste en que Policía Federal vigile corredor Condesa-Roma

Según el diputado del PAN Orlando Anaya González cuentan con testimonios de que en la zona se actúa al estilo de las organizaciones criminales organizadas, y lejos de atender tales denuncias lo que busca el GDF es “silenciar” a los restauranteros y dueños de bares.
Felipe Rodea
08 julio 2015 15:48 Última actualización 08 julio 2015 15:48
Venezuela

La afluencia a restaurantes y bares de Caracas disminuyó por las noches; ahora la gente va durante el día. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO. El PAN en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) cuestionó el rechazo del PRD a que la Policía Federal coadyuve con las autoridades con la Procuraudría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) en las tareas de seguridad en el corredor Roma Condesa.

Y es que el pleno de la Diputación Permanente rechazó un punto de acuerdo de la fracción panista que demandaba la intervención de las autoridades federales para abatir los crímenes, cobro de uso de piso y extorsión a empresarios de esa zona por delincuentes que se hacen pasar por integrantes de carteles de la droga.

En este sentido, el diputado Orlando Anaya González, indicó que “hoy pareciera que la ciudadanía no es importante para el PRD y el gobierno central, no se puede permitir esto, se requiere un hecho contundente y un manotazo por parte del gobierno federal”.

Indicó que su partido cuenta con testimonios de que en la zona se actúa al estilo de las organizaciones criminales organizadas, y lejos de atender tales denuncias lo que busca el Gobierno del Distrito Federal es “silenciar” a los restauranteros y dueños de bares.

“Los mismos propietarios relatan que actualmente buscan formas de protegerse, pues después de lo ocurrido en el bar Heaven, los delincuentes, vendedores de droga al menudeo, desaparecieron, sin embargo desde mediados del año 2014 y lo que va de éste regresaron más violentos y doblaron las cuotas de extorsión", dijo.

En entrevista, aseguró que empresarios de la zona explicaron que los extorsionadores "amagan al propietario o al gerente y los obligan a permitir el ingreso de cuatro personas, tres para vender drogas, otro vigila la caja registradora y al final de la noche se pide un porcentaje de la venta total,  que va de 15 al 40 por ciento de las ganancias”.

Anaya González afirmó que pese al revés sufrido en la Asamblea Legislativa que insistirá en la pertinencia de que la Policía Federal colabore para garantizar la seguridad de la cosmopolita colonia que concentra el 23 por ciento de la actividad restaurantera de la cudad.