Nacional

PAN busca dejar atrás los escándalos: Ernesto Ruffo

El senador del PAN, Ernesto Ruffo, dijo que buscan un partido sin ambición de poder, sin prácticas priistas en su interior, sin corrupción y sin autoritarismos. 
Susana Guzmán
25 agosto 2015 0:14 Última actualización 25 agosto 2015 8:4
Ernesto Ruffo declaró en la PGJDF. (Cuartoscuro)

Ernesto Ruffo, senador del PAN. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El senador Ernesto Ruffo, quien forma parte del nuevo Comité Ejecutivo Nacional, afirmó que urgen panistas con verdadera vocación y no que lleguen al PAN para servirse.

“Vamos por un PAN sin ambición de poder, sin prácticas priistas en su interior, sin corrupción, sin autoritarismos, sin grupos que propicien la fragmentación interna, cercano a la ciudadanía y de auténtico amor a la institución”, dijo.

Luego de que este fin de semana el nuevo presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya y los nuevos integrantes del CEN tomaron protesta en el cargo, Ruffo Appel agregó que a partir de ahora la meta es dejar atrás el PAN de los escándalos, el partido que se convirtió en una simple agencia de colocaciones y luego en un partido de grupos que lo llevaron a alejarse de sus principios y valores para satisfacer intereses personales.

En entrevista con El Financiero, el legislador manifestó su deseo de encabezar desde el CEN la tarea de recomponer el padrón de militantes y convertirlo “en un mecanismo para acercar al partido a ciudadanos con auténtica vocación panista, que sirvan al partido y no que lleguen a la institución para servirse”.

Recordó que el PAN ha vivido una época muy clara, muy diferente al PAN que llegó a mediados de los ochenta, donde aparecen los triunfos a nivel gubernatura y luego la Presidencia de la República que trajo un nuevo ambiente, el de las victorias y el de las oportunidades, sin embargo “ello provocó que se acercaran al partido muchos ciudadanos buscando a parte de su vocación política satisfacer sus problemas personales y particulares de necesidad de ingreso, lo que le cambió la naturaleza al PAN”.

“Llegamos hasta millón y medio de militantes en algún momento y empezó la lucha por las posiciones políticas pero en muchos casos el interés ha sido el del ingreso propio, el del hueso, el de la chamba y todo eso trastocó la naturaleza del PAN y que muchos de los nuevos militantes se olvidaran de los principios y valores que tiene el PAN, lo que dio origen a la onda grupera”, destacó.

Comentó que sin embargo todo esto tiene que acabar con el nuevo CEN que encabeza Anaya. “Ahora lo que debe ser a partir de este Comité Ejecutivo Nacional es que hay un reencuentro en el PAN como una institución de interés público al servicio de los mexicanos y entender que entonces que en el PAN no viene uno a servirse o a obtener, sino a encontrar el mejor camino para México.