Nacional

Pablo Gómez renuncia a representación del PRD ante el INE

El sábado pasado, el Consejo Nacional del PRD elegió a Alejandra Barrales como dirigente, proceso en el que Pablo Gómez también contendió pero solo sacó 58 votos, tras lo cual renunció a representar al partido ante el INE.
Nayeli Cortés
18 julio 2016 16:41 Última actualización 18 julio 2016 18:20
Pablo Gómez, Coordinador de la comisión especial del PRD para el caso Iguala. (Archivo/Cuartoscuro)

Pablo Gómez, Coordinador de la comisión especial del PRD para el caso Iguala. (Archivo/Cuartoscuro)

Pablo Gómez, quien no logró la dirigencia del PRD, renunció a ser representante del partido ante el INE, argumentando que Alejandra Barrales no garantiza independencia porque fue impuesta por el jefe del Gobierno capitalino, Miguel Angel Mancera.

"Como todos sabemos, Alejandra Barrales fue señalada por el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera,como la persona que debía ocupar el cargo de presidenta, por lo cual no estamos frente a la libre elección de una persona hasta entonces alta funcionaria pública sino ante una imposición desde fuera del Partido, ante una decisión de carácter gubernamental, un método priista por excelencia", indicó Gómez Alvarez a través de un comunicado.

El sábado pasado, el Consejo Nacional del PRD elegió a Alejandra Barrales Madaleno como dirigente. Pablo Gómez también contendió pero solo sacó 58 votos.

DOS DÍAS DESPUÉS, GÓMEZ RENUNCIÓ AL CARGO

"El motivo de esta renuncia es la incompatibilidad que aprecio entre el carácter independiente de la política aplicada hasta ahora por el partido en INE apegada a los principios y el programa del PRD, por una parte, y la situación en la que se encuentra Alejandra Barrales, quien encabeza al Comité Ejecutivo Nacional y al Partido pero sin la menor independencia política pues su circunstancia obedece a un poder ajeno al Partido e imbricado además con otros poderes no sólo también ajenos sino adversarios políticos del PRD", indicó.

Consideró que el partido ha perdido independencia política producto de los acuerdos oscuros que ha suscrito el partido.