Nacional

Normal de Ayotzinapa inicia paro indefinido; exigen prórroga para GIEI

Los manifestantes desalojaron a los trabajadores y aseguraron que continuarán con las clases normales hasta que el gobierno federal amplíe la estadía de los expertos y haya resultados sobre la desaparición de sus compañeros.
Rosario García/Corresponsal
05 abril 2016 15:5 Última actualización 05 abril 2016 15:6
Normal Rural Raúl Isidro Burgos

El paro indefinido inició este martes. (Tomada de Facebook)

CHILPANCINGO.- Con el propósito de exigir la permanencia de los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en el país y que sigan participando en las investigaciones sobre la desaparición de 43 normalistas, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa iniciaron un paro indefinido.

Los manifestantes desalojaron a todos los trabajadores y aseguraron que continuarán con las clases normales hasta que el gobierno federal amplíe la estadía de los expertos y haya resultados sobre la desaparición de sus compañeros ocurrida el 26 y 27 de septiembre del 2014 en Iguala.

En conferencia de prensa, padres de los 43 estudiantes desaparecidos y estudiantes insistieron en que continuarán en la lucha hasta saber el paradero de los normalistas y advirtieron que no permitirán que las difamaciones del gobierno federal los divida.

Los estudiantes paristas colocaron mantas en la entrada de la dirección y en el acceso principal del propio plantel con el siguiente texto: "paro indefinido, por la permanencia del GIEI".

En su oportunidad, Ernesto Guerrero, integrante del Comité estudiantil de Ayotzinapa, señaló que la Procuraduría General de la República (PGR) lo único que ha hecho es difamar al grupo de expertos independientes, al igual que a la propia escuela.

Adelantaron que la lucha radical podría reactivarse si la federación no acepta la permanencia de los expertos.

De manera simultánea, un grupo de unos 50 normalistas de Ayotzinapa tomaron la caseta de peaje del nuevo libramiento a Tixtla, y saquearon vehículos de empresas repartidoras y se apoderaron de una camioneta de abarrotes.