Nacional

No hubo ecocidio en Tajamar, pero Fonatur no rescató fauna: Profepa

El titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, dijo que desde 2005 el predio del Malecón Tajamar presentaba un proceso de fragmentación y reducción de hábitat y anunció que se ordenará a Fonatur para que concluya con el programa de rescate de fauna.
Valente Villamil
28 enero 2016 12:59 Última actualización 28 enero 2016 13:50
Guillermo Haro

El titular de la Profepa, Guillermo Haro en conferencia de prensa. (@PROFEPA_Mx)

CIUDAD DE MÉXICO.-  La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) no encontró indicios de daños ni responsabilidad ambiental atribuible a Fonatur por la remoción de mangle en el Malecón Tajamar, por lo que “no es preciso atribuir que existe o estemos ante la presencia de un ecocidio o devastación ambiental”, aunque reconoció que no cumplió con el rescate de fauna.

El titular de la dependencia, Guillermo Haro Bélchez, al dar a conocer los resultados de la más reciente inspección realizada por esta dependencia, dijo que se hallaron cinco cocodrilos y una iguana rayada. 

En conferencia de prensa, el funcionario aclaró además que el predio donde se efectúa el proyecto Malecón Tajamar no es considerado sitio RAMSAR y que dicha área ya presentaba desde 2005 un proceso de fragmentación y reducción de hábitat.

Además, expuso que el área en cuestión apenas representa el 2.1 por ciento de las tres mil 533 hectáreas donadas por Fonatur al Área Natural Protegida Manglares de Nichupté y Ecopark, lo que revela que por cada hectárea desarrollada por este organismo se donaron 50 hectáreas.

También expuso que Fonatur incumplió en completar el rescate de fauna previo al desmonte de decenas de hectáreas de selva baja y mangle.

"Se emplazará y ordenará a Fonatur para que concluya con el programa de rescate de la fauna silvestre observada en la inspección del 26 de enero del 2016", dijo Haro Bélchez.

Además, afirmó que todas las autorizaciones y cambios de uso de suelo para desarrollar dichos lotes fueron otorgadas en la pasada administración y que no detectaron irregularidades en dichos procesos.

En torno al alto número de denuncias y críticas que han surgido desde el 16 de enero, cuando se realizó el desmonte, Haro Bélchez presentó una serie de fotografías que circularon en redes sociales que mostraban animales muertos y afirmó que las imágenes no eran de Tajamar y que habían sido tomadas en años anteriores en Cozumel y Filipinas.

Con información de Notimex