Nacional

No hay una cacería contra 'dreamers' en Estados Unidos: Carlos Sada

El subsecretario para América del Norte de la SRE aseguró que los agentes de migración en EU van por quienes tienen órdenes de deportación y no contra 'dreamers'.
Redacción
15 febrero 2017 8:34 Última actualización 15 febrero 2017 9:23
Carlos Sada

(Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.-  Ante la detención del mexicano Daniel Ramírez Medina, el subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Carlos Sada, aseguró que no hay una 'cacería' de dreamers.

El migrante, beneficiado por el programa de Acción Diferida para la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), enfrenta un proceso de deportación sin haber cometido un crimen.

Entrevistado en Radio Fórmula, el subsecretario respondió a la pregunta de si ve una cacería contra los mexicanos “no en el caso de los muchachos Daca” y afirmó que a quienes detienen con mayor celeridad es a quienes tienen órdenes de deportación, como es el caso del padre de Ramírez Medina.

El joven de 23 años fue detenido la semana pasada por agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Seattle, durante una incursión en la casa de su padre, quien vivía en Estados Unidos sin documentos.

Ambos fueron trasladados a Tacoma, Washington, a pesar de que Daniel no tenía acusaciones y de tener vigente su permiso DACA, que le permite estudiar y trabajar sin el temor de ser deportado.

Este viernes se realizará la audiencia para conocer si lo regresan a México —como a su papá— o lo dejan en libertad.

De acuerdo con Sada, Daniel es acusado de pertenecer a una pandilla, situación que no se ha comprobado.

Expuso que la orden ejecutiva de Barack Obama no ha sido modificada por las ordenes ejecutivas firmadas por el presidente Donald Trump, en relación a los migrantes indocumentados, no deberían afectar a este sector.

Aseguró que esta situación preocupa al gobierno de Enrique Peña Nieto, pues se calcula que 600 mil jóvenes que poseen el permiso DACA son mexicanos y destacó, que entre las prioridades de detención no se encuentran estos migrantes.

“Nos preocupa porque son muchachos que están con un status legal adecuado, y bien es cierto todavía está vigente. Daniel no sacó una vez su permiso DACA sino que lo volvió a renovar en 2016 y este tipo de acciones nos impone una gran presión y mucho nerviosismo y angustia de la gran comunidad de muchachos y muchachas DACA”, agregó.