Nacional

Nace otra policía comunitaria en dos municipios de Guerrero

Anuncian los ciudadanos de la comunidad de Tepecoacuilco la conformación de una policía comunitaria “para proteger a sus familias de la inseguridad”, y es que explicaron que las autoridades dan resultados efectivos. 
Corresponsal Rosario García 
28 mayo 2017 23:11 Última actualización 29 mayo 2017 5:0
El 13 de mayo se enfrentaron dos grupos de autodefensas con saldo de 2 muertos y 3 heridos.

El 13 de mayo se enfrentaron dos grupos de autodefensas con saldo de 2 muertos y 3 heridos.

CHILPANCINGO.- Más de dos mil habitantes de nueve comunidades del municipio de Eduardo Neri (Zumpango) y una comunidad de Tepecoacuilco de Trujano, anunciaron la conformación de una policía comunitaria “para proteger a sus familias de la inseguridad”.

Bloquearon la carretera federal Chilpancingo-Iguala, a la altura de Mezcala. Los manifestantes explicaron que las autoridades de los tres niveles de gobierno no han dado resultados efectivos en cuanto a seguridad.

Agregaron que los delitos más comunes cometidos en esa área son el robo de vehículos, balaceras e irrupciones de gente extraña, sobre todo en Mezcala, que es la puerta de entrada a los pueblos cercanos a Carrizalillo donde se encuentra la mina Los Filos-El Bermejal.

Tanto en la marcha como en el bloqueo participaron policías comunitarios armados, con los rostros cubiertos y playeras con la leyenda “Policía Comunitaria”.

El comisario de Mezcala, Leonardo Ávalos, anunció que los grupos de autodefensa instalarán filtros en la entrada de este pueblo para impedir más irrupciones de grupos de la delincuencia que “sólo lastiman a los habitantes y han enlutado a varias familias”.
Los inconformes llevaron a cabo una marcha y luego atravesaron un tráiler y camionetas Urvan de las rutas Mezcala-Chilpancingo, Mezcala-Iguala y del servicio local en la carretera en la entrada a Mezcala para exigir seguridad en sus comunidades.

En otro evento, habitantes de la comunidad de Buenavista de la Salud, acompañaron a familiares de Darwin Raymundo Barrientos Miranda, en una marcha hasta Ocotito, en Chilpancingo, para protestar por el homicidio del universitario, sucedido el pasado 24 de mayo.

El joven era estudiante de la escuela Superior de Artes de la Universidad Autónoma de Guerrero, y acompañaba a un amigo a bordo de una motocicleta cuando ambos fueron agredidos a balazos por sujetos desconocidos sobre el boulevard Vicente Guerrero, a unos metros de la Zona Militar.

Tanto universitarios como la sociedad en general han recriminado la actitud asumida por elementos de la policía preventiva que no prestaron los primeros auxilios a los lesionados ante la tardanza de 35 minutos de los socorristas.

“No esperemos que sea alguien más, un familiar más quien pierda la vida para que salgamos a gritar a las calles ‘basta’, y exijamos justicia y seguridad”, dijeron familiares del estudiante.