Nacional

Murió 'El Ojos', pero sigue cobro de derecho de piso

Los vendedores ambulantes, por tener un lugar en alguna banqueta en la delegación, pagan de mil 500 a 2 mil pesos a la semana. Son ellos los que acusan a Rigoberto Salgado quien cobra a los comerciantes. 
Felipe Rodea 
25 julio 2017 23:7 Última actualización 26 julio 2017 5:0
Ojos

(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La muerte de Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, quien era el líder del Cártel de Tláhuac, no acabó con el cobro de derecho de piso a tianguistas, vendedores de vía pública y hasta comerciantes establecidos, pues sus lugartenientes continúan realizando esa práctica.

Juana, de 42 años, quien tiene un puesto en el tianguis de Las Torres, y quien pidió no revelar su verdadero nombre por temor a represalias, denunció que debe pagar de 200 a 250 pesos por día para poder vender, y hasta 500 pesos por tener un lugar. Aseguró que esta es la misma cuota que se repite en toda la demarcación.

Además, vendedores ambulantes que trabajan en la vía pública, por tener un lugar en alguna banqueta en la delegación, pagan de mil 500 a 2 mil pesos a la semana, “y los comercios establecidos también le entran con una cuota de 300 pesos cada siete días. Las autoridades delegacionales, aseguran, ni se meten, y si lo hacen es para decir que “es mejor que pagues”.

Quienes venden café, atole, tamales en sus carritos de supermercado, tienen que pagar 100 pesos para permitirles la venta en plazas comerciales.

Los vendedores aseguraron que quienes cobran las cuotas en los distintos tianguis y en las calles son Odilón León, Jonathan y Armando López Villanueva, estos últimos pertenecientes al Frente Popular Francisco Villa, quienes a su vez rendían cuentas a El Ojos.

Además, acusaron que el delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, es quien cobra a los comerciantes ambulantes que se ubican en las salidas del Metro y el centro de esta delegación.

De hecho, desde 2016, según reportes periodísticos, bandas criminales cobraban a microbuseros entre 150 y 200 pesos a la semana “para ser protegidos” y evitar asaltos o ser golpeados.