Nacional

Municipio de La Paz despedirá alrededor de 1000 trabajadores 

Luego de la deuda a cargo de la administración saliente, el alcalde de La Paz, Armando Martínez, declaró la intención de hacer un despido masivo para disminuir un millón de pesos diarios. 
Bertoldo Velasco
10 octubre 2015 17:8 Última actualización 10 octubre 2015 17:15
Armando Martínez Vega

La medida disminuiría la nómina de un millón de pesos diarios más gastos operativos de policías, servicios públicos y alumbrado. (Tomada de Facebook)

El alcalde de La Paz, Armando Martínez Vega completará con el despido de un total de mil trabajadores “para disminuir en un millón de pesos diarios la carga nominal que agobia a la administración entrante”.

“Es un programa de liquidación que no es agradable, pero es indispensable, aseguró Martínez Vega, luego de que estos empleados de las diferentes dependencias municipales son despedidos conforme a la ley, “como una medida para disminuir la nómina de un millón de pesos diarios más gastos operativos de policías, servicios públicos y alumbrado”.

El alcalde, precisó que la administración saliente le heredó una deuda de más de mil millones de pesos, una nómina de casi 4 mil empleados, deficiencias en los servicios de seguridad, limpieza, alumbrado, en agua potable y recolección de basura, más serios conflictos con la falta de pago de casi cinco quincenas para mil 250 trabajadores sindicales y el resto de confianza.

El nuevo alcalde dijo que la finalidad del despido de estos empleados es estabilizar la nómina que adeuda la administración a los trabajadores, pero “es la única manera de sanear las finanzas municipales”.

Afirmó que la Secretaría de Hacienda le recomendó estas medidas de corrección financiera para que el ayuntamiento pudiera acceder a diversos apoyos para mejorar las condiciones municipales, pues la dependencia federal tiene catalogado a este ayuntamiento en quiebra.

El alcalde recibió esta administración con un paro laboral de los trabajadores municipales por falta de pago de cinco quincenas, retenciones de cuotas sindicales por varias decenas de millones de pesos, deudas a la Comisión Federal de Electricidad por 40 millones de pesos, un parque vehicular en pésimas condiciones, y un conflicto social que estalló en su toma de protesta.