Nacional

México gasta casi el doble en software que invade privacidad: relator de la ONU

Joseph Cannataci dijo que dicho software ha sido adquirido por los servicios de inteligencia, pero también por autoridades del Estado; agregó que la Ley General de Protección de Datos representa la oportunidad para que el país demuestre sus credenciales democráticas.
Foursquare, mi primer línea de programación: Crowley

Dennis Crowley es el fundador y director general de Foursquare y nos dice cómo es que personas con poco conocimiento en códigos pueden construir software que pueden incluso, cambiar el mundo.

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre el derecho a la privacidad, Joseph Cannataci, advirtió “México gasta casi el doble en software que invade la privacidad, mucho más que otros países”.

Durante su participación su participación en la edición 46 del Foro de Autoridades de Privacidad de Asia-Pacífico (Foro APPA), el especialista de la ONU destacó que dicho software ha sido adquirido por los servicios de inteligencia, pero también por diversas autoridades del Estado.

“Cuando van y buscan quién compró qué en México, encontrarán que no solamente son servicios de inteligencias los que compraron el software, sino también las agencias de la ley, la justicia, la policía, las autoridades financieras, las autoridades fiscales, y todos parecen creer que este software es útil”, señaló Cannataci.

Ante la aprobación, en comisiones de la Cámara de Diputados, del dictamen con el proyecto de Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados, Cinnataci aseguró que México tiene una oportunidad de mostrar “sus credenciales democráticas”.

“Creo que esta es una oportunidad dorada para que México demuestre cuáles son sus credenciales democráticas, el poner nuevos bloqueos de seguridad, para asegurase de que México muestre que le importa la seguridad de los datos personales”, agregó.

El relator recomendó que dicha ley otorgue facultades al INAI para sancionar a quienes violenten el derecho a la privacidad. “Mi consejo es que le den dientes a esta agencia”, añadió.