Nacional

México con la mayor baja histórica de la inflación: Agustín Carstens

Desde 1969, el índice inflacionario no se había presentado en 2.87 por ciento. En consecuencia de las reformas estructurales, se prevé que al cierre de 2015 la inflación sea menor al 3 por ciento.
Notimex
19 septiembre 2015 13:32 Última actualización 19 septiembre 2015 13:32
Módulo especial Agustín Carstens, Banco de México. (Especial)

Las reformas de telecomunicaciones y energética han contribuido al descenso de la inflación. (Especial)

Ciudad de México. Al primer semestre de 2015, México registró una inflación anualizada de 2.87 por ciento, la más baja desde 1969, año en que se empezó a utilizar como referencia el Índice Nacional de Precios al Consumidor, dijo el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

En el más reciente número de la revista "Pluralidad y Consenso", que edita el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, Carstens publicó un ensayo en el que señala que en el primer semestre de este año se registraron inflaciones anuales de entre 2.87 y 3.14 por ciento.

Al final, subraya, la general anual fue de 2.87 por ciento, con lo que por primera vez desde 1969 el país tiene inflaciones tan bajas de forma consistente, durante un periodo tan prolongado.

Carstens refiere que las reformas de telecomunicaciones y energética han contribuido a que el descenso de la inflación se haya hecho más notoria y acelerado a partir del inicio del año.

Sin embargo, indica que sin una política monetaria consistente con el objetivo de estabilidad de precios, producto de un Banco Central autónomo, dichos beneficios en materia de precios habrían sido efímeros.

Carstens detalla que unas finanzas públicas estructuralmente en equilibrio, junto con un sistema financiero sano, es decir capitalizado y bien regulado, son los mejores aliados de la política monetaria para consolidar un entorno de inflación baja y estable, "como sucede actualmente en México".

Por otra parte, recuerda que los especialistas económicos del sector privado, a los que el Banco de México encuesta cada mes acerca de sus expectativas, prevén que al cierre de 2015 la inflación será menor al tres por ciento.

Finalmente, determina que el Banco de México tiene el desafío de consolidar lo alcanzado hasta el momento, y a través de los años, gracias su autonomía.