Nacional

Madero urge al INE responder a demandas de partidos

Gustavo Madero, dirigente nacional del PAN, pidió al consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, responder a los planteamientos presentados por los siete partidos que se levantaron de la mesa del diálogo.
Heriberta Ferrer
25 febrero 2015 19:57 Última actualización 25 febrero 2015 19:57
El PAN ha ido creciendo paulatinamente: Madero

Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, platicó con Alejandro Cacho acerca de la situación que esta viviendo el PAN y dijo que el partido ha ido creciendo poco a poco, sin embargo necesita el apoyo de todos los integrantes como en su momento lo tuvo Felipe Calderón y asegura que las propuestas planteadas han sido buenas tanto para el PAN como para el país.

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, llamó al Instituto Nacional Electoral y a su consejero presidente, Lorenzo Córdova, a dar respuesta a los 15 puntos presentados por siete partidos y transformar en oportunidad la crisis.

En un comunicado expresó su preocupación por las omisiones y actos contrarios a la ley y a la equidad y dijo que “ve debilidad en los consejeros electorales, que no están actuando con la fuerza que deberían ni la mano firme que se necesita ante las trampas del PRI, PVEM y Panal para acaparar votos a la mala”.

Madero respaldo a sus representantes ante el órgano electoral y explicó que la decisión de no acudir a las sesiones es “realizar un llamado de atención al INE para que no pierda su respetabilidad e imparcialidad”.

“Acción Nacional no aceptará ni tolerará que se pretenda regresar a los tiempos donde el PRI y el gobierno, mediante el fraude y la simulación, violenten la voluntad popular”, expresó.

El dirigente blanquiazul pidió que termine el bloque de consejeros de favorecer intereses parciales, y que la Comisión de Quejas y Denuncias sea parcial y opere como “órgano de consigna de oficialismo”.

Reiteró la necesidad de que el INE, los partidos y el gobierno federal suscriban un pacto para blindar la elección ante cualquier infiltración del crimen organizado y el uso de recursos públicos para las campañas políticas.