Nacional

Los jóvenes de Badiraguato sueñan
con ser como 'El Chapo'

Las personas que vigilan la casa en Badiraguato de doña Consuelo, mamá de Joaquín Guzmán Loera, aseguran que cuando vaya 'El Chapo' harán fiesta. 
Carlos Velázquez/ Corresponsal
15 julio 2015 1:9 Última actualización 15 julio 2015 5:0
Esta es la casa conocida como El Cielo, donde vive la mamá del capo. (Especial)

Esta es la casa conocida como El Cielo, donde vive la mamá del capo. (Especial)

BADIRAGUATO, SINALOA.- Aquí, cuando se enteraron de la fuga, no podían creerlo. Los teléfonos repicaron en la madrugada del domingo 12 julio, casi todos comentaban: “El señor se salió”. Son las palabras, hasta festivas, de Mario Valenzuela, presidente del municipio donde nació El Chapo Guzmán.

Badiraguato está tranquilo. El alcalde no ha recibido una sola llamada de los gobiernos federal o estatal, “ni del Ejército ni de la Marina ni de nadie” para informarle de algún operativo especial para la localización del capo.

En este municipio alteño de Sinaloa, que colinda con Chihuahua y Durango, no se espera violencia, y mucho menos con la salida del que llaman cariñosamente Chapo, por pequeño, pero que consideran muy grande en hazañas. “Si no la hubo cuando lo agarraron, menos cuando está libre; hay mucha gente que depende económicamente de ese personaje y muchos están ligados como familia o amistad”, dijo el alcalde.

“Voy a ser el segundo hombre más buscado”, dice uno de esos adolescentes que se pasean en cuatrimoto por los caminos terrenales de La Tuna, la cuna de El Chapo Guzmán, donde se le considera un héroe a seguir, un ejemplo y modelo para los jóvenes; la esperanza de ser como él, con poder, mujeres y riquezas.

Son ellos la base social de al menos 11 rancherías dispersas, alejadas entre sí sobre la Sierra Madre Occidental y que viven entre cerros y arroyos. Es la bella apariencia de ese poblado que obliga a uno a quedarse, pese a que sólo se llegue por una brecha de terracería entre la carretera vecinal hacia Tameapa.

En La Tuna viven 105 habitantes, de los que 57 son hombres y 48 mujeres, la mayoría en casas de techo de hojalata que contrastan con la mansión de El Chapo, en tonalidades rosa y naranja, con antenas satelitales para televisión, construida para su mamá, una señora cercana los 90 años de edad y que siempre ha expresado: “Joaquín nunca dejará de ser mi hijo”.

Como a sus hijos ve a esos mismos adolescentes, armados hasta los dientes con rifles de alto poder, ellos atienden labores en el rancho, cuidan los caballos, lavan ropa, hacen comida o resguardan El Cielo, la casa de Consuelo Loera.

El edil de Badiraguato, quien también ha sido diputado local, dice que esos jóvenes jornaleros obtienen un sueldo “normal”, que trabajan porque tienen necesidad, no porque se dediquen a negocios ilícitos. Y reflexiona: “es como las limosnas de la Iglesia, las agarra el cura y no pregunta sin son de El Chapo Guzmán o de Rafael Caro Quintero”.

Insiste que no habrá violencia, que no será el escenario. Cuenta que sólo los militares montaron retenes en la carretera de acceso la tierra del líder criminal, pero son los que pertenecen a la base militar que opera desde 1970, cuando se estableció la Operación Cóndor, como campaña permanente contra el narcotráfico.

Se limpia el sudor y rememora aquel “operativo tipo Rambo”, que se puso en marcha el año pasado, a fines de febrero, cuando capturaron por segunda ocasión al jefe del Cártel de Sinaloa.

No obstante, en medio de las veredas y niños desnudos, donde el 74.8 por ciento de la población vive con algún tipo de pobreza, hay júbilo por el escape del narcotraficante: “Aquí lo esperamos. No va a venir luego, luego (El Chapo), pero cuando venga haremos fiesta”.