Llegó el momento tras 12 años de espera
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Llegó el momento tras 12 años de espera

COMPARTIR

···

Llegó el momento tras 12 años de espera

Andrés Manuel estuvo serio, con las manos enlazadas, mientras escuchaba a la magistrada presidenta, Janine Madeline Otálora, dando su discurso.

Mariana León
09/08/2018
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A la una de la tarde, Andrés Manuel López Obrador dio la vuelta en la avenida Armenta y sacó su mano desde la ventanilla del jetta blanco para saludar a sus simpatizantes que lo habían esperado durante horas y le gritaban “¡presidente, presidente!”

Se bajó enfrente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación –al que alguna vez criticó por estar del lado de la mafia del poder– para recibir su constancia de presidente electo.

Fue el momento de AMLO, 12 años después del primer intento.

Afuera del Tribunal, alzó una mano para saludar y después hizo ya su característico movimiento: se abrazó a sí mismo y ofreció una reverencia ante medios y fanáticos.

Entró al lado de sus hijos, Andrés Manuel y Gonzalo.

Afuera, simpatizantes recordaban cuando en 2006 aventaron huevos y lloraron por la constancia de Felipe Calderón. Cuando en 2012 protestaron contra Enrique Peña Nieto.

Guadalupe Almanza, detrás de la valla verde, abrazando a su Andrés Manuel de plástico y agarrando fuerte su bastón con la otra mano le contó a dos jóvenes que ella lloró en ambas ocasiones.

Por las protestas en 2006, Calderón tuvo que entrar por la puerta trasera; Enrique Peña Nieto lo hizo por enfrente, pero sin saludar a nadie por las manifestaciones.

Ahora, muchos de quienes acudieron, pidieron no enfrentarse con el Estado Mayor.

Adentro, Andrés Manuel estuvo serio, con las manos enlazadas, mientras escuchaba a la magistrada presidenta, Janine Madeline Otálora, dando su discurso.

Pero su expresión cambió y sonrió cuando tuvo la constancia en sus manos, y sonreía como un niño, con los labios apretados, viendo hacia arriba, a aliados y adversarios aplaudirle en la sala.

Y se conmovió cuando en su discurso dijo: “no les voy a fallar”.